La Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago ordenó el cierre definitivo de la causa tras ratificar el fallo de suicidio firmado por el juez Mario Carroza, según reportó la agencia de noticias Prensa Latina.

Según el veredicto, Allende se quitó la vida mientras el Palacio de La Moneda era bombardeado para evitar así caer en manos de los militares amotinados al mando de Augusto Pinochet, luego de combatir y resistir el ataque, de acuerdo con diversos testimonios.

A fines de abril último, los partidarios de Allende rechazaron la posibilidad del cierre de la investigación, y anunciaron que llevarán el caso a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y a otras instancias internacionales.

"El sobreseimiento es absolutamente improcedente. Estamos presentando como nuevo antecedente, declaraciones de los tres panteoneros de Allende, efectuadas ante notario en 1990, que señalan cómo el rostro del Presidente no estaba más deformado que un muerto normal", expresó el abogado Roberto Avila.

En conferencia de prensa junto a los dirigentes del movimiento Esteban Silva y Carlos Moya, el letrado sostuvo que esos testimonios desmienten "el embuste de la muerte con un fusil AK que nunca apareció en el proceso".

"Resulta absurdo sostener que no hay acción de terceros en la muerte del doctor Allende, cuando hay un palacio bombardeado e incendiado, y decenas de sus colaboradores asesinados", subrayó Avila.