La ex mandataria chilena Michelle Bachelet fue proclamada este sábado como candidata por dos de los principales partidos de oposición chilenos, oficializando así su carrera para las elecciones presidenciales de noviembre de 2013.

En un acto en el Teatro Caupolicán en Chile, Bachelet fue oficializada como la candidata de los partidos Socialistas y Por la Democracia para las próximas primarias donde se elegirá al postulante de la oposición.

Bachelet inició su discurso reconociendo que durante su gobierno quedaron muchas tareas pendientes, señalando que "hubo reformas que quedaron sin hacer y otras que demanda el Chile de hoy", dijo.

Por tanto se comprometió a realizar las reformas políticas y sociales necesarias para avanzar y "vamos a combatir juntos la desigualdad con decisión", dijo.

En ese sentido, destacó su compromiso con las reformas a la educación, tema que domina la agenda en Chile, recalcando su compromiso con las demandas del movimiento estudiantil.

"Hay que iniciar un proceso de transformación profunda en la educación", aseguró.

También indicó su compromiso a efectuar reformas políticas con el fin de fortalecer la representación y la participación, así mejorar el funcionamiento de las instituciones.

"Chile necesita una nueva Constitución", dijo la candidata, asegurando que quiere terminar con el actual sistema de elección binominal y permitir el voto de los chilenos en el extranjero.

Al mismo tiempo, el candidato de la Democracia Cristina, el mayor partido de la oposición, proclamó a su candidato Claudio Orrego, quien marca menos de 10% en las encuestas.

Orrego, junto al independiente y ex ministro de Hacienda, Andrés Velasco, y al senador del Partido Radical, Juan Antonio Gómez, competirán contra Bachelet en las primarias opositoras del 30 de junio.

Tras dejar su puesto como directora de las Naciones Unidas Mujer, Bachelet llegó a fines de marzo a Chile donde anunció su decisión de presentarse como candidata para volver a la presidencia debido al apoyo ciudadano, como lo revelan las encuestas.

Bachelet gobernó Chile entre los años 2006 y 2010, contando con amplio apoyo ciudadano, lo que no impidió que la derecha ganara las elecciones a la cabeza de Sebastián Piñera.