“Se marcará el rumbo y el tranco que tomará el Gobierno”. Esa es la frase que se ha utilizado en La Moneda para describir el discurso que entregará el presidente Sebastián Piñera, frente al Congreso pleno, y que tiene como principal objetivo describir el estado de la nación.

La estrechez económica producto del bajo crecimiento consecutivo de los últimos años, los ataques en la región de La Araucanía, los asaltos perpetrados a viviendas donde han sido asesinados los dueños de casa, personas que mueren esperando atención médica en servicios públicos, los altos costos de las isapres, las bajas pensiones, las demandas de descentralización, aumento de campamentos, entre otros, forman parte de los problemas que tiene el país y que demandan soluciones.

De hecho, las expectativas de los distintos actores nacionales apuntan en ese sentido, es decir, que la cuenta pública entregue señales claras sobre las decisiones que se tomarán en esta línea.

La ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, señaló que el presidente de la República está tranquilo y confiado en que el contenido de su mensaje estará centrado en las demandas.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, afirmó a un medio extranjero que los cambios impositivos que piensan introducirse en Chile, apuntarán a bajar algunos impuestos y subir otros. Escueta declaración que para algunos adelantó como señal los cambios que pudiera esbozar el Presidente.

Larraín explicó que están mirando el sistema tributario, más que un proyecto en específico.

Discurso presidencial que intranquiliza a Chile Vamos. La razón está en la agenda valórica que margina a la UDI en su postura más conservadora, como por ejemplo la adopción homoparental o identidad de género.

La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, advirtió que sería un error si el mandatario incluye puntos que no están en la agenda de Gobierno, y que por cierto, generan debate interno entre partidos oficialistas.

En tanto, el senador y presidente del comité de RN, Andrés Allamand, pidió simplemente que la Moneda incluya un relato en el discurso que muestre las diferencias profundas, dijo, que existen con elgobierno de Michelle Bachelet.

Desde la oposición han criticado la situación en que llega a esta cuenta pública la administración Piñera.

El timonel del Partido Comunista, Guillermo Teillier, cuestionó la forma en que ha desarrollado la agenda en estos dos meses de gestión. Argumentan que todos los titulares que entregan tienen letra chica.

El exdiputado y ahora presidente electo de la DC, Fuad Chahín, espera que el mandatario haga una autocrítica de los errores que han cometido como Gobierno en las últimas semanas.

Menos de dos horas de discurso que será escuchado por 980 invitados, sumado además a parlamentarios. La presidencia tiene 27 cupos para familiares del mandatario y 40 asientos de libre disponibilidad.

A las 10:55 horas (hora chilena) de este viernes, el presidente Piñera debería estar ingresando al salón de honor, el mismo donde por segunda vez fue investido el 11 de marzo pasado.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario manifestó que “El desafío es grande, pero la convicción es aun más fuerte. Cerramos el discurso de la primera #CuentaPública, conscientes de lo mucho que nos queda por avanzar…”.