Santiago. Después de una tensa reunión con la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), cuya dirigente dijo que existe el riesgo de que en el actual gobierno queden impunes violaciones a los derechos humanos cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, reafirmó su compromiso con los DD.HH.

Este martes, tras una cita con el jefe de Estado, la presidenta de la AFDD, Lorena Pizarro, afirmó que “nos vamos con la sensación que una vez más esta es una lucha cuesta arriba”.

Y añadió que “cuando vuelve la derecha al poder (…) uno teme que se instale el indulto, la práctica de las violaciones a los derechos humanos, que se disfrace la impunidad”.

La agrupación solicitó la renuncia de la directora del programa de DD.HH., Rossy Lama, argumentando que cometió una serie de errores como reunirse con los militares en retiro, informó El Mostrador.

Frente a las críticas, Piñera afirmó que “quiero ratificar los compromisos que tiene nuestro gobierno, y que asumo personalmente, con el respeto irrestricto y permanente con los derechos humanos en Chile y en todas partes del mundo. Soy un convencido que un gobierno que cree en la democracia y en el Estado de Derecho debe respetar, hacer respetar y promover la defensa de los derechos humanos en todo lugar y en toda circunstancia".

Puntualizó que ello será la norma que guiará su gobierno "desde el primer hasta el último día", dijo La Tercera.

Enfatizó que "tenemos un compromiso con promover en nuestro país una cultura de respeto con los derechos humanos y una cultura de promover, partiendo por la educación de nuestros niños y en todos los organismos e instituciones públicas, un respeto total y absoluto con los derechos humanos".