Santiago, Andina. El gobierno de Sebastián Piñera entregará este lunes su dúplica a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en el diferendo de delimitación marítima entre Chile y Perú, con lo que concluye la fase escrita del contencioso jurídico.

Según informaron medios de prensa chilenos, las autoridades chilenas alistaron todos los detalles para entregar el documento, y así pasar a la fase oral para que ambas naciones argumenten sus respectivas posiciones en torno a la demanda marítima.

El agente chileno en La Haya, Alberto van Klaveren, será quien entregue la respuesta de Chile cerrando así la fase escrita del juicio que comenzó en 2008 y cuya fase oral se iniciará a comienzos de 2012.

La información proveniente de Santiago refiere que el canciller Alfredo Moreno supervisó de cerca todo el proceso desde que Perú, en noviembre pasado, entregó su réplica en el tribunal internacional.

Según la información periodística, Chile centrará su respuesta en la aceptación por parte del Perú de la carta náutica presentada por Ecuador ante la ONU, lo que a juicio del gobierno chileno es favorable para la postura de ese país.

Perú interpuso la demanda por el diferendo marítimo ante La Haya el 16 de enero de 2008, y a partir de entonces la Corte fijó los plazos respectivos.

El Estado peruano optó por interponer la demanda apelando al Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, conocido como Pacto de Bogotá, que impone como obligación general a los signatarios resolver sus conflictos a través de medios pacíficos y le confiere jurisdicción a la Corte de La Haya.

Luego de la presentación del contencioso, Perú elevó los argumentos del caso en una memoria el 19 de marzo de 2009; mientras que Chile presentó su contramemoria el 9 de marzo de 2010.

De acuerdo a los antecedentes, Perú interpuso la demanda para establecer el límite marítimo con Chile porque el gobierno de ese país considera que la frontera marítima ya se encuentra fijada, merced a dos tratados tripartitos que fueron también suscritos por Ecuador.

Lima argumenta que esos acuerdos de 1952 y 1954 solo tienen carácter pesquero, mientras que Santiago los considera instrumentos jurídicos que fijan el límite marítimo.

Ambos acuerdos fueron suscritos por los tres países cuando los pescadores, usualmente artesanales, sobrepasaban su propio mar territorial y eran detenidos por las autoridades de la nación limítrofe.

Para evitar que ello ocurriera, las tres naciones andinas optaron por concertar un acuerdo sobre explotación y conservación de las riquezas marítimas del Pacífico Sur (1952), y el convenio sobre una zona especial fronteriza marítima (1954).

Sin embargo, pese a que Chile insiste en el carácter limítrofe de ambos tratado, Ecuador presentó el 5 de mayo los documentos oficiales que ratifican sus límites marítimos con Perú, sin mencionar a los acuerdos de 1952 y 1954.

Entre los documentos presentados figuran la Nota Reversal de Ecuador, la Nota Reversal de Perú, la representación gráfica del límite marítimo de ambos países, la solicitud a las Naciones Unidas para inscribir la Carta Náutica IOA42, y la respuesta de Perú sobre la Carta Náutica ecuatoriana.