La Haya, Andina. Los agentes chilenos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya entregaron este lunes la dúplica de su país, como respuesta a la réplica peruana, con lo que concluye la fase escrita del contencioso jurídico sobre el diferendo marítimo.

El equipo integrado por los agentes Alberto Van Klaveren, María Teresa Infante y el embajador chileno ante La Haya, Juan Martabit, presentó al tribunal, 75 ejemplares del documento de cerca 300 páginas y cuatro anexos.

Van Klaveren, en breve diálogo con la prensa, aseveró que en el documento Chile aporta “antecedentes nuevos” al proceso, aunque evitó dar detalles del contenido de la documentación por tratarse de material privado.

No obstante, indicó que los nuevos elementos están dirigidos a probar el vínculo existente entre la práctica y los acuerdos pesqueros –que Chile considera supuestos tratados- de 1952 y 1954.

"Creemos que hay un principio básico que es el respeto a los tratados internacionales. Tenemos tratados que nos vinculan con Perú y también con Ecuador sobre nuestra delimitación marítima", precisó.

Diferencia. Santiago afirma que la frontera marítima con Perú es una línea paralela sobre las ricas aguas del océano, la cual sostiene fue ratificada en tratados suscritos en 1952 y 1954.

Lima, en cambio, afirma que esos acuerdos sólo fueron convenios para fijar la actividad pesquera en la frontera y reclama que el límite marítimo debería considerar una línea equidistante entre ambos países.

En su última defensa escrita, Chile habría agregado el reciente reconocimiento que hizo Perú ante Naciones Unidas del límite marítimo fijado con Ecuador, que quedó establecido en base a los convenios de 1952 y 1954, los mismos a los que alude Santiago.

Los gobiernos de Lima y Santiago han tenido altibajos en su relación tras una guerra que los enfrentó a fines del siglo XIX y en la que Perú perdió parte de su territorio del sur a manos de Chile.

Pese al roce, analistas afirman que el intercambio comercial y las inversiones entre Perú y Chile, que han crecido fuertemente en los últimos años, no deberían verse afectadas por el diferendo marítimo ni tampoco por la próxima llegada al poder en Perú del nacionalista Ollanta Humala.

Antecedentes. El 16 de enero del 2008, el Perú interpuso una denuncia contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, para fijar los límites marítimos, a través del agente peruano, Allan Wagner, que luego fuera sustentada el 19 de marzo de 2009, con la entrega de la memoria documental.

Posteriormente el 9 de marzo del 2010, Chile respondió a la memoria peruana con la presentación de su contramemoria; tras lo cual el Perú presentó una réplica el 9 de noviembre del 2010.

Concluida la fase escrita, se dará comienzo el proceso oral, previsto para enero de 2012.

Dificultad para anticipar fechas exactas. Consultado por el inicio de la fase oral, Van Klaveren dijo que es difícil hablar de fechas exactas porque la Corte tiene una importante carga de trabajo.

También rehusó comentar las implicaciones para el proceso del cambio de gobierno en Perú -el presidente electo, Ollanta Humala, asumirá el cargo este 28 de julio en sustitución de Alan García- y se limitó a decir que Chile mantiene una política de Estado consensuada con representantes de las más diversas posiciones políticas.

Una vez concluida esta última fase escrita, dará comienzo el proceso oral, en principio previsto para enero de 2012, pero que posiblemente acabará retrasándose.

Van Klaveren recordó también que el Tribunal renovará a un tercio de sus jueces y volverá a constituirse a partir de febrero del 2012.

* Con información de Reuters, Andina y Emol.