Un procesamiento que avanza en la aún oculta e insospechada red de acciones con armas químicas perpetradas por aparatos de seguridad de la dictadura de Augusto Pinochet dictó el juez del caso Eduardo Frei Montalva, Alejandro Madrid, por la muerte de 2 reos de la ex Cárcel Pública de Santiago, con toxina botulínica en 1981.

El magistrado, en un detallado fallo publicado este viernes, procesó y declaró reos como autores del delito de homicidio calificado y homicidio frustrado al médico Eduardo Arriagada Rehren y al médico veterinario Sergio Rosende Ollarzú, y como cómplices procesó a los coroneles (R) del Ejército Joaquín Larraín Gana y Jaime Fuenzalida Bravo.

A todos estos se atribuye el procedimiento en que las víctimas consumieron alimentos contaminados con la toxina, resultando fallecidos los internos Víctor Hugo Corvalán Castillo y Héctor Walter Pacheco Díaz; en tanto, lograron sobrevivir los internos Guillermo Rodríguez Morales, Ricardo Antonio Aguilera Morales, Elizardo Enrique Aguilera Morales, Adalberto Muñoz Jara y Rafael Enrique Garrido Ceballos.

La emergencia en la cárcel y las muertes. El relato judicial del crudo operativo criminal ejecutado por los agentes del gobierno militar, en una acción que apunta eventualmente a un ensayo de este tipo de armas, se señala que los reos, todos de la Galería N°2, cayeron consecutivamente con malestar gástricos el 8 de diciembre de ese 1981, pese a lo cual se les negó atención hasta el día siguiente.

Trasladados todos luego al Hospital del Centro de Readaptación Social de Santiago se recoge, de acuerdo a informes oficiales, que el reo Víctor Corvalán "falleció en el trayecto a la Penitenciaría de Santiago", mientras otros ingresaron con los siguientes síntomas: "sensación nauseosa y vómitos, ambos tienen intensa midriasis, dificultad en la emisión de las palabras, relatan disfagia intensa y sequedad de cavidad orofaringea".

El doctor Jorge Mery Silva plantea de inmediato el diagnóstico de Intoxicación Botulínica, y resuelve el traslado a la UTI de la Asistencia Pública a los reos más graves., entre ellos Héctor Pacheco, cuyo deceso se constata el 20 de diciembre.

* Lea además en Nación.cl Chileno enfermo en Fiyi llegó “estable” a Santiago: Urgente al Salvador