Santiago. Encapuchados ya no podrían hacer parte de manifestaciones públicas en Chile, según los anunció este sábado el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, debido a una prohibición que promoverá el gobierno, luego de los desmanes provocadas últimamente en protestas estudiantiles.

El jefe de la cartera señaló que también se prevé el incremento de las sanciones penales a quienes promuevan desórdenes en ese tipo de manifestaciones, a través de una Ley modificactoria de la normatividad existente en la materia.

"A las marchas se concurre con las manos limpias y con el rostro descubierto. (...) Vamos a poner término a los encapuchados. Se acabó el tiempo de gente que oculta su rostro para que no sea presa de la justicia", dijo Hinzpeter.

De la misma manera, señaló que las penas por ese tipo de alteraciones del orden podrían ser de más de tres años de cárcel y no de ocho y nueve meses, como sucede en la actualidad.

"Hay que compatibilizar los derechos, hay que ponerles un atajo a los delincuentes y hay que advertir que muchas veces las manifestaciones pacíficas, como son las de los estudiantes, terminan distorsionadas por personas que concurren solamente a cometer delitos y desmanes", sentenció.

La quema de un auto, 396 detenidos y 78 lesionados fueron algunos de los saldos lamentables de una manifestación estudiantil organizada en Santiago este martes.