La Paz. El canciller chileno, Alfredo Moreno, fue el encargado de hacer conocer la reacción de su país frente a lo ocurrido en la madrugada de ayer en el sector del salar de Coipasa, a unos 270 kilómetros al noreste de Iquique.

"Quiero ser enfático en señalar que Chile rechaza enérgicamente el hecho que militares bolivianos portando armamento hayan cruzado la frontera de forma ilegal. Esperamos que Bolivia tome todas las medidas para solucionar estos hechos y evitar que vuelvan a repetirse", afirmó.

Los militares estaban distribuido en dos vehículos con placa chilena. En uno de ellos se trasladaban 10, con dos pistolas marca Norinko, calibre 9 milímetros, con cargadores y municiones, mientras que en el segundo estaban los restantes cuatro, que portaban una pistola calibre 9 milímetros y dos fusiles marca Gasil, calibre 5,56 milímetros, según datos de la página web La Cuarta.

Personal de la Subcomisaría de Colchane detuvo a los bolivianos en un patrullaje por la zona fronteriza. "Las personas detenidas se encuentran actualmente a disposición del fiscal que investiga la causa y será la justicia la que determine las responsabilidades y la situación procesal de estas personas", señaló el canciller.

"Si la situación procesal permite que sean llevados a su país, vamos a proceder a hacerlo, pero depende de la justicia", agregó. Los detenidos aseguraron que patrullaban la frontera para evitar el tránsito de vehículos robados en zonas no habilitadas, de acuerdo con medios locales.

Efectivamente, los militares acantonados en el occidente boliviano fueron desplazados por la zona fronteriza con Chile para evitar que motorizados indocumentados ingresen a suelo boliviano. En los últimos días, según información oficial, se confiscó más de 100 vehículos que se intentaba internar de forma ilegal.

Moreno indicó que el malestar chileno por el ingreso de militares bolivianos a su territorio fue expresado al gobierno de Morales a través de una nota diplomática entregada al cónsul general en Santiago, Ramiro de la Fuente.

"Durante el día he sostenido diversos contactos personales con el canciller boliviano, David Choquehuanca, para informarle de estos hechos y expresar nuestra molestia y preocupación por lo sucedido", añadió el Canciller en una conferencia de prensa.

El ministerio de Defensa y el Comando de las Fuerzas Armadas, en un comunicado de prensa, confirmaron que una patrulla del Comando Conjunto Andino, que realizaba un patrullaje nocturno rutinario en frontera, fue interceptada por carabineros chilenos en el sector de Huayllas, en proximidades del salar de Coipasa.

La patrulla estaba en dos vehículos con placas chilenas, que habían sido incautados a contrabandistas en suelo boliviano los días 11 y 12 de junio.

Se realiza una investigación en las instancias y niveles correspondientes para determinar las circunstancias en las cuales se registró el incidente y asumir las acciones pertinentes, refiere el comunicado.

A través de la Cancillería, se añade, brindaremos información que requieran las autoridades chilenas a fin de esclarecer el hecho aislado y garantizar la restitución inmediata de los efectivos, y la devolución del equipamiento y material que portaban para sus labores.

Los 14 militares estarían detenidos en la localidad de Colchane porque presumiblemente habrían excedido el límite fronterizo, sostiene el comunicado difundido anoche.