Santiago. Hoy se celebrarán las primeras elecciones primarias municipales efectuadas con fondos públicos en 93 comunas del país. Sin embargo, pese a que se decretó feriado legal en dichos lugares y que el padrón se abre a los electores independientes, la participación de los potenciales votantes es la gran incógnita de esta jornada.

Para el especialista en historia política chilena de la Universidad de Santiago (Usach), Doctor Rolando Álvarez, la "participación va a ser baja producto de los últimos escándalos de corrupción. Probablemente, en estas primarias va a votar muy poca gente y un poco más en la elección municipal, en el rango del 40%" del padrón electoral", sostiene.

También experto en partidos políticos, Álvarez indica que "en otras partes, el descontento se expresa a través de estallidos sociales o grandes manifestaciones de masas en contra del sistema político. Acá, pareciera que eso no termina por cristalizarse. Habrá poca participación, pero la gente que va a votar tampoco se expresa por otras vías".

Agrega que en otras etapas de nuestra historia, hubo candidatos que, levantando banderas anticorrupción, lograron grandes éxitos electorales, pero ahora el descrédito es horizontal a toda la clase política. En ese sentido, explica que lo que ahora ocurre es que "ha existido correlación entre toda la mirada crítica sobre la clase política y los deseos de la gente de restarse. Eso es un fenómeno propio de nuestro país en este momento: a mayor corrupción y descrédito de la clase política, mayor deseo de no participar de parte de la población".

Por otro lado, el feriado legal que se decretó en las comunas con primarias municipales tampoco tendrá gran impacto en términos de participación. "Son instrumentos para promoverla, que apuntan a problemas de forma y no de fondo. La gente no está yendo a votar, independiente de que sean o no días laborales", dice.

Pese a que reconoce que es difícil pronosticar resultados, señala que el eje de la competencia radicará en la cantidad de electores movilizados por cada conglomerado político. "Los conglomerados que participan competirán por quién llevó más gente a votar. Ese será un eje de la discusión. Si el oficialismo lleva menos gente que la derecha, generará una situación preocupante para la coalición de Gobierno", sostuvo.

"En Argentina, por ejemplo, las primarias son para todo y en Chile, la cosa va para allá. La necesidad de hacer primarias valida el sistema democrático y lo sanea. En adelante, será una modalidad que se seguirá reproduciendo", afirma.