En el gobierno chileno se mostraron sorprendidos por las declaraciones del presidente boliviano Evo Morales, quien anunció que su gobierno acudirá a organismos internacionales por su nulo avance con Chile de una salida soberana al océano Pacífico, y sólo la noche de este miércoles se conoció la reacción del presidente Sebastián Piñera, quien leyó una declaración en que advirtió que los dichos de su par boliviano entorpecen lo avanzado entre ambas naciones.

"Las declaraciones del presidente Morales, incluyendo su intención de acudir ante tribunales u organismo internacionales para su aspiración reivindicatoria, territorial y marítima constituyen un serio obstáculo para las relaciones de ambos países y no se condicen ni con la letra ni con el espíritu del tratado de 1904", dijo Piñera.

El mandatario chileno remarcó que su país ha concedido facilidades, franquicias y garantías, en virtud de las cuales Bolivia se ha beneficiado de un conjunto de condiciones muy favorables en su relación con Chile y terceros estados.

Además, a través de la agenda de 13 puntos, Bolivia y Chile han logrado importantes acuerdos en materia de integración fronteriza, el libre tránsito en los puertos y complementación económica para luchar contra el contrabando.

"Estas declaraciones se apartan de los términos acordados en los múltiples encuentros de trabajo y acuerdos alcanzados entre ambos gobiernos y comprometen el acuerdo alcanzado en diciembre pasado entre los presidentes de Chile y Bolivia para reforzar las relaciones bilaterales", enfatizó el mandatario chileno.

"Estas declaraciones se apartan de los términos acordados en los múltiples encuentros de trabajo y acuerdos alcanzados entre ambos gobiernos y comprometen el acuerdo alcanzado en diciembre pasado entre los presidentes de Chile y Bolivia para reforzar las relaciones bilaterales". Sebastián Piñera.

"Bolivia no puede pretender un diálogo directo, franco y sincero, como sostuvo el presidente Morales en su discurso, mientras simultáneamente manifiesta su intención de acudir a tribunales u organismo internacionales para estudiar un tratado plenamente vigente. Esto constituye una pretensión inaceptable", agregó.

Negociaciones sin avances. Morales admitió este miércoles por primera vez que no ha habido ningún avance en las negociaciones sobre el tema de la salida al mar.

El presidente boliviano pidió en febrero a su par chileno, Sebastián Piñera, que su propuesta ante el pedido de una salida soberana al mar se diera a conocer antes del 23 de marzo.

"A pesar de 132 años de esfuerzo y de diálogo, Bolivia no tiene una salida soberana al Pacífico y frente a esta realidad es necesario dar un paso histórico por el esperanza y bienestar de los bolivianos", agregó.

Para estas acciones ante organismos internacionales, Morales anunció la creación de una dirección general de "reivindicación marítima", la cual "será la instancia que jurídicamente se prepare".

También "instruí a la Asamblea que apruebe a la brevedad tratados y convenios internacionales que nos posibiliten esta misión", añadió.

Ante ello, Piñera dijo que esto es "una pretensión inaceptable, ya que implica dar prioridad a una norma interna por sobre un tratado internacional, situación jurídicamente inadmisible".

Ocho de cada 10 bolivianos cree que Chile no cederá una salida soberana hacia el océano Pacífico, según una encuesta publicada por medios locales.

La Guerra del Pacífico, que comenzó el 23 de marzo de 1879, dejó en manos de Chile los territorios costeros bolivianos, su único acceso a aguas internacionales.

Bolivia y Chile no tienen relaciones diplomáticas desde 1978, cuando fracasó una negociación sobre la cuestión marítima.