La Democracia Cristiana (DC), uno de los principales partidos de la opositora Concertación, y Renovación Nacional (RN), integrante de la alianza gobernante, anunciaron una propuesta conjunta para reformar el sistema electoral y de gobierno en Chile, surgida de negociaciones a espaldas del resto del arco político, que reaccionó con molestia.

Los principales ejes de la iniciativa apuntan a establecer un régimen semipresidencial, que contemple las figuras de jefe de Estado y de un primer ministro, y a modificar el sistema binominal de elección de legisladores, para reemplazarlo por un sistema proporcional, informaron los diarios chilenos.

El proyecto fue presentado este martes por los titulares de la DC, Ignacio Walker, y de RN, Carlos Larraín, como producto de dos meses de conversaciones que "se habían mantenido en silencio", explicó el dirigente democristiano.

El principal objetivo de la propuesta es cambiar el sistema de elecciones parlamentarias que rige por la Constitución de 1980, formada en el gobierno de Augusto Pinochet, y que otorga representación únicamente a dos bloques políticos, dejando afuera a partidos menores.

En la práctica, la opositora Concertación y la derecha oficialista agrupada en la Coalición por el Cambio tienen representantes parlamentarios casi de manera equilibrada, lo que hace prácticamente imposible las mayorías calificadas en el Congreso y, por ende, reformas de fondo.

El Partido Comunista es el único fuera de las dos grandes alianzas que pudo volver a tener bancas por un acuerdo con la Concertación en las elecciones del 2009.

Walker relató que la idea fue comunicada telefónicamente entre anoche y esta mañana a los jefes de los demás partidos de la Concertación -Socialista (PS), Por la Democracia (PPD) y Radical Socialdemócrada (PRSD)-, donde fue "bien recibida".

Sin embargo, el senador Fulvio Rossi, secretario general del PS, la otra gran fuerza de la Concertación, ya rechazó públicamente la iniciativa y criticó las negociaciones "secretas" de la DC con RN.

Según Rossi, en las reuniones realizadas por los senadores del bloque en las últimas semanas, se acordó elaborar una propuesta de fin del sistema binominal "como oposición" y que después vendría la etapa de negociación.

El PS siempre se mantuvo la postura de reformar el actual sistema "con el apellido que ustedes quieran, pero lo que no puede ocurrir es que uno se entere por el diario de estas negociaciones", resaltó Rossi, quien aseguró que ayer estuvieron reunidos con Walker y que éste había señalado que se iba a hacer una propuesta al interior de la coalición opositora.

Lo ocurrido hoy "evidentemente afectará las confianzas" en el bloque opositor, porque "qué tipo de propuesta puede salir, si hasta hace algunas semanas Larraín no estaba dispuesto a cambiar el sistema electoral. No deja de sorprender que hoy la DC genere entendimiento con quien hasta 5 días estaba en contra de esta reforma", precisó el secretario general del PS.

Diferente fue la visión del senador socialista Camilo Escalona, quien planteó suspicacias pero valoró el gesto de Larraín de sumarse a quienes quieren cambiar el sistema binominal, pese a que sus socios de la oficialista Alianza, la Unión Democrática Independiente (UDI), resisten la reforma.

La UDI fue fundada por Jaime Guzmán, considerado uno de los teóricos de la dictadura y de la Constitución de 1980 que establece el sistema binominal.

"No veo negativo que RN suscriba una afirmación que hemos tenido por tantos años, en el sentido que se debe caminar hacia un sistema proporcional corregido. Esa es la declaración esencial y espero que se cumpla", subrayó Escalona.

Guillermo Teillier, presidente del independiente PC, dijo desconocer la propuesta que acordaron la DC y RN y que ninguno de sus dirigentes fue consultado, por lo que sostuvo que ese partido no está comprometido con ningún acuerdo.

Desde el gobierno, el secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, sostuvo que "todos los diálogos que se produzcan en el mejoramiento de la institucionalidad política son bienvenidos".

Larroulet, miembro de la UDI, destacó este acercamiento "extra coaliciones" y planteó que el "gobierno así como está dialogando con los partidos, también valora que partidos que forman parte de distintas coaliciones lo hagan".

Tanto Larraín como Walker aseguraron que el acuerdo fue sellado a las 18 de ayer y que su contenido fue socializado con los jefes de la UDI, en el caso de la Alianza, y con los del PS, PPS y PRSD de la Concertación, por lo que rechazaron que existan molestias por parte de sus respectivos socios.