El candidato presidencial independiente Andrés Velasco decidió finalmente competir en las primarias de la Concertación del próximo 30 de junio. Aseguró que sin su advertencia sobre su continuidad en la carrera electoral, el bloque opositor no estaría evaluando ahora hacer primarias parlamentarias convencionales.

"Esto es un triunfo de la nueva política sobre la vieja política, y ese cambio no hubiera ocurrido sin nuestra potente señal de indignación", dijo el economista en su comando, al hacer el anuncio.

En este escenario, el candidato definió las primarias como un "plebiscito entre la nueva y la vieja política". "Voy a competir con mucha fuerza para tener una política distinta, una política mejor", sostuvo, señalando que cada candidato debe decidir ahora si se pone del lado de los ciudadanos o "de las dirigencias, sus arreglines y sus malas prácticas".

El ex ministro de Hacienda había puesto en duda su participación en la interna, a raíz del fracaso en las negociaciones entre los partidos para realizar primarias parlamentarias del Servel, en el plazo legal del 30 de junio. Pero ahora que la dirigencia de las colectividades habla de realizar primarias convencionales, en aquellos lugares "donde haya más de un candidato", Velasco dijo que reconsideró su decisión.

"Las cúpulas partidarias no se salieron con la suya, y por eso los 4 presidentes de los partidos de la Concertación se han comprometido a efectuar primarias parlamentarias en aquellos distritos donde haya más de un candidato", comentó.

"Principios". Velasco aseguró que sigue como candidato por una cuestión de "principios", y no hay impedimento legal o electoral para haber bajado su postulación de la primaria opositora.

En este sentido, aseguró que era completamente posible retirarse sin romper el pacto, lo que –según dijo-fue ratificado por el Servel en consultas informales, y abogados consultados por el comando.

Respuesta a Walker. En su intervención, Velasco respondió al presidente de la DC, Ignacio Walker, quien catalogó su amenaza de retirarse de la carrera opositora como un "berrinche".

"Algunos con soberbia tildaron nuestra señal como un berrinche. A ellos les digo que nos vamos a permitir todos los berrinches necesarios con tal de mejorar la política, para que los ciudadanos tengan voy y esa voz no sea exclusivamente la de las cúpulas partidarias", señaló.

Alusión a Bachelet. También aludió a Michelle Bachelet, señalando que mientras él siempre se manifestó a favor de las primarias, "otras candidaturas no quisieron o no pudieron, no sabemos, actuar a tiempo", aludiendo así a la falta de reacción de la ex Mandataria y su entorno para conseguir que la negociación llegara a buen puerto antes del plazo fatal de inscripción.