Las principales ciudades de Chile, entre ellas la capital Santiago, amanecieron este martes en un clima de agitación, protestas y barricadas callejeras en el 39 aniversario del golpe de Estado del extinto general chileno, Augusto Pinochet, contra el presidente socialista Salvador Allende.

Las protestas se registraron en las principales ciudades del país, donde manifestantes bloquearon las calles, prendieron fuego a neumáticos, antes de enfrentarse a la policía militarizada o carabineros, en repudio de los simpatizantes del cuartelazo, entre ellos los militares y los partidos del gobierno derechista del presidente Sebastián Piñera.

Esta mañana, estudiantes del Liceo Lastarria en la comuna de Providencia de Santiago, que permanece ocupado por el alumnado, levantaron una barricada que ocasionó una gran congestión vehicular en la avenida 11 de septiembre, para luego enfrentarse a carabineros con piedras y palos.

Otros hechos similares fueron animados en su mayoría por estudiantes en sectores de la avenida Pajaritos con Santa Corina, en Maipú, y otra en la Villa Francia, en Estación Central y La Florida.

En la comuna de San Bernardo sobrevinieron los incidentes más graves, donde los manifestantes lanzaron bombas incendiarias tipo molotov (botellas con gasolina) a carabineros.

Durante los incidentes al menos cinco personas fueron arrestadas. Hechos similares se sucedieron en diferentes ciudades del país, como Coquimbo, Viña del Mar, San Felipe, Rancagua, Talca, Curicó, Concepción y Valdivia, en un clima de agitación que hizo temer una escalada callejera.

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, efectuó esta mañana de martes un primer balance de los hechos, al señalar que "tuvimos algunos incidentes más complejos en regiones, particularmente en Curicó, donde se quemaron tres vehículos particulares".

Hinzpeter expresó su deseo de que estas protestas violentas "no sean algo que crezca" y argumentó que no es la manera de recordar una fecha tan trágica como el 11 de septiembre de 1973.

Cada año, la izquierda chilena conmemora la fecha recordando a las víctimas de violaciones a derechos humanos. La efeméride incluye manifestaciones violentas.

Este año, al igual que el 2011, las protestas están marcadas por la presencia del movimiento estudiantil que exige terminar con el modelo educacional creado durante el régimen de Pinochet, por lo que demandan una "educación gratuita y de calidad para todos".