Cerca de la medianoche de este martes, el ministro secretario general de Gobierno Alvaro Elizalde, informó que se había aceptado la renuncia a los gobernadores de Santiago, Salvador Delgadillo, y de Antofagasta, Hernán Vargas, y confirmó la misma suerte de Claudia Placencio (Chiloé) y Cristián Fernández (Ñuble).

"La Presidenta de la República ha aceptado la renuncia de los gobernadores de Antofagasta, Ñuble y Chiloé, y del delegado provincial de Santiago. Los nuevos gobernadores seán anunciados por los intendentes regionales respectivos", indicó el vocero de La Moneda.

La declaración, al término del acto de clausura de los Odesur en la que participó junto a la mandataria y otras autoridades, formalizó públicamente por parte de La Moneda los casos ya conocidos de Placencio y Fernández y agregó a la lista a los otros 2 jefes provinciales que también estaban bajo cuestionamiento.

Los últimos agregados a la lista de renunciados. En el caso de Delgadillo, militante del Partido Comunista, su salida responde a los cargos en su contra que mantiene abierto el Consejo de Defensa del Estado (CDE) por mal uso de recursos cuando fue alcalde de Tiltil.

Vargas, militante del PS y que fue concejal de la Municipalidad de Antofagasta y director regional de Protección Civil y Emergencia, en tanto estaba bajo fuego especialmente por organizaciones de familiares de víctimas de la dictadura por recibir beneficios de la Ley Valech, pese a que no cumpliría los requisitos.

* Vea además en Nacion.cl: Intendente de Los Lagos pidió la renuncia a gobernadora de Chiloé