Santiago/Lima. Chile y Perú acordaron este viernes reanudar las conversaciones para homologar y transparentar los gastos en materia de defensa, en una otra señal de distensión de las relaciones bilaterales, a pesar del diferendo limítrofe que se sigue en La Haya.

Los ministros de Defensa de Chile, Jaime Ravinet, y de Perú, Rafael Rey, retomaron este viernes en la capital chilena las reuniones periódicas, paralizadas tras la presentación hace casi dos años de la presentación de la demanda peruana.

El ministro Ravinet adelantó que en julio de este año una delegación de su cartera visitará Lima para evaluar mecanismos y sistemas que posibiliten la medición y evaluación de las compras militares.

“La idea es comprometer a los países en un mecanismo de transparencia que permita calcular los gastos de defensa en forma acuciosa y muy transparente”, destacó el ministro chileno, según consigna la agencia estatal peruana Andina.

Además, ambos países acordaron también iniciar trabajos conjuntos en tareas humanitarias y afianzar su integración a misiones de paz.

En tanto, Rey dijo que también se han programado otras reuniones para este año y el próximo, pues el objetivo de ambos gobiernos es “no quedarnos simplemente en las buenas intenciones”.

Diferencias. En medio del diferendo marítimo presentado en la corte de La Haya, Perú ha acusado varias veces a Chile de estar inmerso en una carrera armamentista, mientras Santiago argumenta que se trata de material bélico obsoleto que ha sido reemplazado.

Perú busca con la demanda delimitar la frontera marítima bilateral, algo que Chile afirma es un caso cerrado desde hace más de medio siglo cuando ambos países suscribieron dos acuerdos que Lima considera como pactos pesqueros.

El gobierno de Lima sostiene que esos acuerdos sólo fueron convenios para fijar la actividad pesquera en la frontera y reclama que el límite marítimo debería considerar una línea equidistante entre ambos países.

Santiago considera que la frontera común con Perú es una línea paralela sobre las ricas aguas del Océano Pacífico, lo que fue ratificado en tratados suscritos en 1952 y 1954.

Las relaciones entre Lima y Santiago se han visto afectadas periódicamente desde que Chile venció a Perú en una guerra, entre 1879 y 1883, y obtuvo una porción de territorio rico en minerales y en recursos pesqueros de su vecino del norte.