La Habana. El empresario chileno, Max Marambio, ex amigo de Fidel Castro y acusado en Cuba por delitos de cohecho y estafa en sus negocios con el gobierno de la isla, dijo que apeló a una corte internacional de Comercio con sede en París para dirimir el conflicto.

Cuba había citado en julio a declarar a Marambio, socio del Estado cubano en la empresa de alimentos Río Zaza, y en agosto ordenó su búsqueda y captura.

"Debo comunicar que frente al infundado e injusto conflicto que se ha generado con nuestras empresas en Cuba, desde diciembre de 2009, he iniciado acciones legales ante la International Chamber of Commerce (ICC) con sede en París", dijo Marambio en un comunicado.

El empresario señaló que agotó las posibilidades de diálogo y negociación con el gobierno comunista, con quien mantuvo negocios durante 16 años.

"Las imputaciones de las que he sido objeto, provienen de algunas autoridades cubanas que, sobrepasando su propia legalidad, iniciaron hace casi un año una persecución implacable en mi contra", agregó, sin aclarar a quiénes se refería.

Marambio, de 63 años, es un ex guardaespaldas del presidente chileno Salvador Allende que se exilió en Cuba. Antes había vivido y estudiado en la isla donde inició amistad con el líder Fidel Castro.

Según la justicia cubana es acusado de cohecho, estafa, malversación y falsificación de documentos bancarios.

El empresario chileno dijo que se remitió a la corte internacional de Comercio con sede en París porque es la instancia judicial vinculante acordada para los contratos con el Estado cubano.

"La ICC, de reconocido prestigio internacional, ofrece la neutralidad que se requiere para dirimir un conflicto construido sobre infundadas y calumniosas acusaciones", agregó.

El caso Río Zaza tuvo un giro dramático en abril cuando el delegado de Marambio en La Habana, el empresario chileno Roberto Baudrand, de 59 años, murió durante la investigación debido a una insuficiencia respiratoria mezcla de fármacos y alcohol.