Juan González es carpintero, trabaja hace seis años en Guinea Ecuatorial y jamás pensó que en unas vacaciones a Chile, su país natal, lo pasaría tan mal. El hombre de 52 años se convirtió en el primer sospechoso de ébola en Chile generando pánico en el Hospital Barros Luco y a casi una semana de su experiencia se mostró molesto con el trato que recibió y criticó a las autoridades por protocolo en casos reales de emergencia.

“Fue angustiante lo que me pasó en el Barros Luco. Por el sólo hecho de decir que vengo de África, no me atendieron, ni siquiera me atendió un medico, me atendió un enfermero y él me diagnosticó ébola. (…) Yo le dije ‘no tengo ébola, tengo malaria’”, relató a Canal 13.

Los síntomas que presentaba al llegar al país los conocía bien porque “yo ya había tenido malaria”. “Igual me dolían las articulaciones”, comentó.

"Me llevaron a una sala y me encerraron y ahí empezó el show (…) Llegaron unas niñas y dijeron que tenía que desvestirme y me pasaron un traje azul”, lanzó criticando duramente al personal del hospital.

“Ni siquiera querían darme agua, estaba desesperado y empecé a pegarle combos a la puerta (…) Les pedía agua y salían arrancando”

Ese “show” siguió “en la habitación donde me tenían encerrado”, contó. Desde ahí “veía a la gente que corría para allá para acá, hasta los carabineros andaban con mascarilla”, agregó.

Luego vino la información por altoparlante que desató la histeria en el hospital tal como quedó reflejado en un video. “Quedó la mierda y mi madre mi hermanos estaban ahí, sabían que estaban hablando de mi (…) mucha gente habló pestes de mí, porque la gente no sabe”, afirmó.

“Ni siquiera querían darme agua, estaba desesperado y empecé a pegarle combos a la puerta (…) Les pedía agua y salían arrancando”, complementó.

Por todo lo que pasó es que Juan González no dudó en fustigar a las autoridades de Salud, especialmente a la ministra Helia Molina, por las medidas adoptadas en su caso.

“Chile está en pañales (…) la ministra dijo que se cumplieron todos los protocolos (y) no hicieron nada de nada, a mí me pasaron un traje que no es el que usan. Yo no había visto nunca esos trajes en África”, remató.

Y junto con las críticas, el hombre reconoció estar preocupado. “Tengo una familia en África, tengo una pareja, tengo hijo, y si no me dejan entrar (por pensar que tiene ébola), quién va a pagar eso, todo el daño que me hicieron”, lamentó.

Hasbún apunta a ministra Molina. Tras conocer el relato de Juan González, el diputado de la UDI Gustavo Hasbún confirmó este sábado que llamará a consulta a la ministra Helia Molina la próxima semana.

“Este martes la ministra Helia Molina podría ser citada a la Comisión De Salud de la Cámara para dar cuenta de los protocolos respecto a esto”, señaló.

“Lo que está haciendo el paciente es reconocer una verdad que es sabida por todos. Es una situación grave que puede afectar a la salud de millones de chilenos y uno esperaría una reacción distinta por parte del Gobierno”, enfatizó.

Añadió que “aquí primero no se respetan los protocolos, aquí se está actuando con una improvisación tremenda”, cerró.