El presupuesto chino de Defensa subirá un 8,1% en 2018, por encima del objetivo de crecimiento económico de alrededor del 6,5%, según el informe anual de gestión del Gobierno que presenta este lunes el primer ministro, Li Keqiang, al pleno anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, legislativo).

El gasto de defensa para este año se situará en 1,11 billones de yuanes (US$175.000 millones, unos 143.000 millones de euros). Se trata de la tercera vez desde 2013 en que el incremento del presupuesto de defensa crece menos del 10%.

Li señaló también que el volumen de las fuerzas armadas se ha reducido en 300.000 soldados en los últimos cinco años, dentro del proceso de modernización que tiene como objetivo acentuar la modernización tecnológica y operacional de la defensa.

El portavoz de la ANP, Zhang Yesui, dijo este domingo que el aumento del gasto de defensa serviría para compensar el menor crecimiento de otros años y se emplearía especialmente en modernizar el equipamiento y mejorar las condiciones de vida de la tropa.

Esta advertencia del jefe del Gobierno llegó en medio de nuevas tensiones con la isla rebelde.

Advertencias a Taiwán contra veleidades independentistas. El primer ministro chino, Li Keqiang, advirtió este mismo lunes a Taiwán de que Pekín no tolerará ninguna veleidad independentista por parte de la isla.

No se tolerará ninguna actividad relacionada con la "independencia de Taiwán", afirmó Li al presentar el informe anual de la gestión del Gobierno ante el pleno anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, legislativo). "Continuaremos firmes en la defensa de la soberanía nacional y la integridad territorial de China", recalcó.

Esta advertencia del jefe del Gobierno llegó en medio de nuevas tensiones con la isla rebelde. La pasada semana, el Senado estadounidense aprobó una Ley de Viajes a Taiwán, que no ha sido firmada por el presidente, Donald Trump, que ha irritado a Pekín porque permite los viajes recíprocos de funcionarios de ambas partes a todos los niveles.

Además, la votación del Senado se produjo el mismo día en que independentistas taiwaneses lanzaran una campaña para celebrar un referéndum sobre la independencia de China en abril de 2019.