Pekín. China apoyó un acuerdo de intercambio de combustible nuclear que Irán anunció luego de conversaciones con Brasil y Turquía e instó a negociaciones sobre la disputa, pero las potencias occidentales rechazaron el pacto como insuficiente para detener las sanciones.

Irán acordó este lunes enviar parte de su uranio al exterior, reviviendo un plan de intercambio de combustible delineado por Naciones Unidas con el objetivo de mantener controladas las actividades nucleares de Teherán.

Pero Irán dejó claro que no pretendía suspender el enriquecimiento de uranio local, que los gobiernos occidentales dijeron que parece destinado a fabricar armas nucleares.

Potencias occidentales han dicho que la oferta de intercambio de combustible promovida por Brasil y Turquía no sería suficiente para aliviar sus preocupaciones sobre Irán. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reunió el martes a asesores clave para evaluar el acuerdo.

Satisfacción. El ministro de Relaciones Exteriores chino, Yang Jiechi, dijo que estaba entusiasmado. Su reacción sugirió que Pekín y las potencias occidentales podrían tener opiniones diferentes sobre cuánto peso darle a la oferta de Irán.

"China ha observado los relevantes reportes y expresa su aprobación y agradecimiento a los esfuerzos diplomáticos que todas las partes han hecho para buscar positivamente una solución apropiada al tema nuclear iraní", dijo Yang, según la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores (www.fmprc.gov.cn).

Más tarde, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Ma Zhaoxu, dijo que su gobierno esperaba que el acuerdo de intercambio de combustible "beneficie el proceso para resolver pacíficamente el tema nuclear de Irán a través del diálogo y las negociaciones".

Ni Yang ni Ma dijeron directamente si China cree que las potencias occidentales deben ahora replantear sus demandas de sanciones. Ambos aseguraron que Pekín prefiere una solución negociada a la disputa.

"China siempre ha creído que el diálogo y las negociaciones son el mejor canal para resolver el tema nuclear de Irán", dijo Ma en una conferencia de prensa regular.

El ministro de Comercio e Industria israelí, Binyamin Ben-Eliezer, un ex jefe de defensa, dijo que sólo el tiempo revelará si Irán "seguía jugando con el mundo entero" o estaba abierto a controlar su enriquecimiento de uranio doméstico.

Irán dice que sus actividades nucleares tienen fines pacíficos.

China es una de las potencias mundiales que ha estado discutiendo posibles nuevas sanciones de la ONU en contra de Irán por sus polémicas actividades nucleares. Como uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, tiene poder para vetar las resoluciones.