Yokohama, Japón. China buscará expandir el crecimiento de su demanda doméstica y seguirá comprometido a reformar su tasa cambiaria, dijo este sábado el presidente Hu Jintao tras meses de roces por las políticas cambiarias de Pekín y su enorme superávit comercial.

Hu dijo a un foro empresarial en Japón que su país "hará vigorosos esfuerzos por establecer medios efectivos para expandir la demanda doméstica, especialmente la de los consumidores".

El rápido crecimiento de China ha ayudado a apuntalar la economía global y un repunte bursátil en Asia, mientras que Estados Unidos y Europa han debido luchar con un alto desempleo y problemas financieros.

Pero las tensiones internacionales sobre la creciente influencia de China y cómo planea usarla se traspasaron a la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) en Seúl que concluyó este viernes.

China seguirá sosteniendo que un balance internacional de pagos equilibrado es importante para asegurar la estabilidad macroeconómica, dijo Hu a un foro empresarial en la ciudad de Yokohama, donde se lleva a cabo una cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).

Estados Unidos ha presionado a China sobre la tasa cambiaria de su moneda yuan, que Washington dice es mantenida artificialmente baja para beneficiar a las exportaciones chinas.

"China continuará avanzando con la reforma del mecanismo de formación de la tasa cambiaria del renminbi (yuan)", declaró Hu.

El presidente chino también se refirió a la importancia de las economías emergentes en la economía global.

"Especialmente en su respuesta a la crisis financiera internacional, las economías emergentes lideraron el camino en la recuperación y han mantenido un rápido crecimiento", manifestó Hu.