Pasar al contenido principal
China dice que confía en Corea Norte a pesar de la muerte de Kim
Lunes, Diciembre 19, 2011 - 06:11

"Nos sentimos consternados al conocer la desafortunada muerte del líder norcoreano más veterano Kim Jong-il, y expresamos nuestras condolencias al pueblo de Corea del Norte", dijo el portavoz del Ministerio del Exterior, Ma Zhaoxu, según un comunicado difundido por la agencia de noticias Xinhua.

Pekín. China dijo el lunes que estaba "afligida" tras conocer la muerte del líder de Corea del Norte, Kim Jong-il, pero dijo que confiaba en que el país norcoreano seguiría unido y que los dos vecinos continuarían con su cooperación.

"Nos sentimos consternados al conocer la desafortunada muerte del líder norcoreano más veterano Kim Jong-il, y expresamos nuestras condolencias al pueblo de Corea del Norte", dijo el portavoz del Ministerio del Exterior, Ma Zhaoxu, según un comunicado difundido por la agencia de noticias Xinhua.

Ma elogió a Kim como un "gran líder" que hizo "importantes contribuciones" a las relaciones con China.

"Confiamos en que el pueblo de Corea del Norte sea capaz de convertir su angustia en fortaleza y unidad", dijo Ma.

"China y Corea del Norte se esforzarán juntos por seguir contribuyendo positivamente a la consolidación y desarrollo de la tradicional amistad entre los dos partidos, gobiernos y pueblos, y preservar la paz y la estabilidad de la península coreana y de la región".

Empobrecida y presionada por las sanciones internacionales por realizar una serie de pruebas nucleares y con misiles en 2006, Corea del Norte se ha acercado a Moscú y Pekín para llenar el vacío dejado por el fin de la ayuda económica de Corea del Sur y Estados Unidos.

Durante los últimos 18 meses, Kim, que en el pasado raramente viajaba al extranjero, visitó China en cuatro ocasiones y en agosto hizo su primer viaje a Rusia en casi una década.

Las visitas de Kim estaban destinadas principalmente a conseguir respaldo económico, y aumentaron los rumores sobre la apertura de una de las economías más cerradas del mundo.

Durante la visita de Kim a China en mayo, las dos partes prometieron que su alianza, "sellada con sangre", pasaría a sus sucesores.

Para China, su vecino mucho más pequeño y pobre es a la vez un alivio y una carga.

China ve a Corea del Norte como una barrera estratégica contra Estados Unidos y sus aliados regionales. Pero la barrera tiene un precio económico y diplomático.

A medida que las relaciones del Norte con Seúl y gran parte del mundo exterior se deterioraban, Kim buscó más el apoyo de Pekín, lo que ha costado a China tanto ayuda económica como mayores tensiones con Corea del Sur y otros países alarmados por el desarrollo de armas nucleares de Corea del Norte y una arriesgada política militar.

Autores

Reuters