Pekín. China consideró "entendible" que sus trabajadores demanden salarios más altos, pese a los incrementos que tuvieron durante lo peor de la crisis económica, dijo el sábado un importante funcionario japonés tras reunirse con autoridades del gigante asiático.

En meses recientes, una ola de huelgas en China han afectado a compañías japonesas y particularmente a sus abastecedores.

El tema fue abordado en una reunión entre funcionarios de alto rango de ambos países el sábado en Pekín, dijo en una conferencia de prensa el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón, Satoru Satoh.

"La parte china respondió explicando que el pedido de mayores salarios de trabajadores es entendible", dijo Satoh, resumiendo las conversaciones, lideradas por el lado chino por el viceprimer ministro, Wang Qishan.

Los funcionarios chinos dijeron que los trabajadores habían retenido sus expectativas salariales en lo peor de la crisis financiera mundial que empezó el 2008, dijo Satoh.

Pekín ha estado elevando los niveles de salario mínimo en todo el país porque intenta elevar el consumo nacional para hacerlo conductor del crecimiento económico, y reducir la dependencia de China de las exportaciones.

El portavoz japonés dijo que la ola de huelgas, que afectaron a más de 100 compañías, planteaban dudas sobre leyes laborales.

Las disputas y huelgas se concentraron en el sur de China, que produce muchas de las exportaciones del país, y afectaron mayormente a fábricas de propiedad extranjera, incluyendo proveedores de Honda Motor Company y su mayor rival Toyota.

China tiene una enorme mano de obra de migrantes internos, que salen de sus aldeas hacia las ciudades y regiones industriales en búsqueda de trabajo.