Pekin. China, que se ha negado a condenar el ataque de Corea del Norte contra una isla surcoreana, dijo el miércoles que no favorecerá a ningún bando pero quiere ayudar a resolver la disputa como "gran potencia responsable".

China, único aliado poderoso de Corea del Norte, protegió al régimen de Pyongyang de una moción de censura en el Consejo de Seguridad de la ONU por el bombardeo a la isla de Yeonpyeong, un ataque que muchos analistas creen buscó forzar el reinicio de las negociaciones para recibir ayuda.

"Nuestro objetivo general es que todas las partes ejerzan la calma y la compostura y hagan todos los esfuerzos para evitar que incidentes como estos sean recurrentes", dijo el ministro de Relaciones Externas chino, Yang Jiechi, mientras Corea del Sur planea más ejercicios militares para la próxima semana.

"Desde el intercambio de disparos entre Corea del Norte y del Sur, China ha hecho una serie de esfuerzos para evitar que la situación se intensifique y se deteriore. China decide su posición en base a los méritos de cada caso y no busca proteger a ninguna parte", dijo Yang.

Yang habló luego de que Chen Zhili, vicepresidenta de la Asamblea Nacional Popular china, se reunió con una delegación de Corea del Norte. China quiere celebrar una reunión de emergencia de las seis potencias regionales, pero la propuesta ha tenido una tibia recepción.

Corea del Sur está planeando más ensayos de artillería, "incluso en aguas cercanas a la frontera en el Mar Amarillo (con Corea del Norte), a partir del lunes, reportó la agencia de noticias Yonhap.

El Ministerio de Defensa no hizo comentarios sobre el reporte. Este tipo de ensayos son comunes y se llevarían a cabo al oeste de Yeonpyeong, agregó Yonhap.

El plan es para "reforzar su postura defensiva contra cualquier posible provocación adicional de Corea del Norte", dijo la agencia de noticias, citando a funcionarios.

Mientras el portaaviones nuclear USS George Washington abandonaba aguas coreanas rumbo a Japón, operadores del mercado petrolero dijeron que la Marina estadounidense estaba buscando un tanquero de tamaño medio para transportar al menos 30.000 toneladas de combustible para jets desde Japón a Corea del Sur, lo que sugeriría que está reabasteciendo sus reservas.

En tanto, un intento de Francia y Gran Bretaña para impulsar una condena del Consejo de Seguridad de la ONU al programa nuclear norcoreano y el ataque a Yeonpyeong está a punto de fracasar por la falta de voluntad de China de atribuir culpas, dijeron enviados.