El Ministerio de Educación de China elabora un proyecto de reglamento para la matrícula e instrucción de estudiantes internacionales en las escuelas chinas con el objetivo de unificar las condiciones de admisión y mejorar la calidad de la educación.

El proyecto, sometido a la opinión pública desde el viernes hasta el 3 de febrero, prohíbe matricular a estudiantes extranjeros que no cumplan con los estándares de admisión o no hayan completado los debidos procedimientos de seguros.

Además, aquellos menores que no estén acompañados por sus padres y carezcan de los documentos de custodia pertinentes tampoco podrán entrar en las escuelas chinas.

De acuerdo con el proyecto, los institutos de enseñanza superior deben proporcionar clases especiales en inglés u otros idiomas extranjeros si sus recursos lo permiten.

Asimismo, los estudiantes con educación superior en una lengua extranjera podrán escribir su tesis de licenciatura en ese idioma, pero las universidades o colegios tendrán el derecho a decidir si puede defender su tesis en esa lengua.

El proyecto también estipula que, generalmente, los menores deben vivir junto con sus padres o tutores. Las escuelas que ofrezcan servicios de acomodación para este tipo de alumnos tienen que informar debidamente al respecto a los departamentos de seguridad pública locales.

Los estudiantes internacionales deben salir de China dentro de la fecha límite tras terminar su formación, según el mismo documento.