Pekín. China dio el puntapié inicial al proceso de reestructuración política de cara al próximo cambio de mando en el país, con la designación este martes de un nuevo líder del Partido Comunista en Pekín, que es el principal funcionario de la capital.

Guo Jinlong, de 64 años y alcalde de Pekín desde el 2008, reemplaza a Liu Qi, de 69 años, en el cargo de jefe partidario de Pekín, tras una decisión anunciada al cierre de un congreso del partido.

Guo es aliado del presidente chino, Hu Hintao.

"Somos plenamente conscientes de nuestra difícil tarea y de nuestra solemne responsabilidad. Debemos esforzarnos para entregar resultados satisfactorios para todo la gente de Pekín", dijo Guo a la prensa.

La designación permitirá a Hu mantener cierta influencia política después de que deje el poder. El actual líder chino debe retirarse de la cúpula del partido más adelante este año y de la presidencia del país a inicios del 2013.

Reuters ya había reportado el mes pasado que Guo era el favorito para el puesto en Pekín.

Ahora, Guo tiene prácticamente asegurado un puesto en el comité de toma de decisiones del partido, el Politburó, durante el cambio de liderazgo que ocurrirá más adelante este año durante un congreso partidario.

El presidente Hu no ha hecho públicos sus planes de retiro, pero a diferencia de Occidente -donde los ex presidentes tienden a desaparecer del ojo público-, los líderes chinos buscan conservar influencia para evitar eventuales repercusiones políticas adversas.

Hu, de 69 años, entregaría el liderazgo del partido al vicepresidente Xi Jinping durante el congreso nacional y comenzará a promover otros aliados para importantes puestos antes de retirarse.

Guo era considerado un moderado cuando se desempeñó como vicejefe del partido en el Tíbet entre 1993 y el 2000 y luego como jefe del partido del 2000 al 2004.