Pekín. China dio un nuevo paso este domingo hacia el fin de su dependencia de satélites estadounidenses para los servicios de navegación y posicionamiento global.

Un cohete que transportaba el quinto de una red prevista de 35 satélites despegó desde el centro espacial de Xichang en Sichuan, al suroeste de China, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Pekín comenzó una campaña para poner fin a su dependencia del Sistema de Posicionamiento Global de Estados Unidos en el 2000, cuando envió un par de satélites experimentales en órbita.

La red de satélites chinos busca brindar servicios de navegación, hora y mensajería corta a la región de Asia Pacífico antes del 2012, y será capaz de ofrecer navegación global en el 2020, informó Xinhua.

El sistema, cuyo nombre clave es "COMPASS", será clave para las industrias de transporte y exploración de petróleo, así como para la meteorología y el pronóstico de desastres, para las telecomunicaciones y la seguridad pública, sostuvo la agencia.