Pekín. China está determinado a evitar una reiteración de la violencia de esta semana en la península coreana, dijo este viernes el canciller Yang Jiechi tras reunirse con el embajador de Pyongyang.

Yang, quien también habló por teléfono a sus pares estadounidense y surcoreano este viernes, señaló que China estaba "profundamente preocupada" sobre los eventos del martes, cuando Corea del Norte bombardeó una isla del Sur.

"La máxima prioridad ahora es mantener la situación bajo control y asegurar que tales eventos no vuelvan a ocurrir", dijo el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Yang, en su reunión en Pekín con el embajador norcoreano, Ji Jae Ryong, y en sus conversaciones con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y el canciller surcoreano, Kim Sung-hwan, llamó a la calma y a una rápida reanudación del diálogo para aliviar las tensiones.

Yang también dijo que todas las partes relevantes deberían "manejar el asunto responsablemente" para asegurar la estabilidad de la península coreana.

Anteriormente en la semana, Estados Unidos dijo que enviaría un grupo de portaaviones al mar Amarillo para realizar ejercicios militares con la Armada surcoreana desde el domingo. Esto molestó a China, en momentos en que recibe la presión de Washington para controlar a su aliado y vecino, Corea del Norte.

Los ejercicios fueron planeados antes del bombardeo, pero pretendían enviar una señal a Corea del Norte por lo que Washington ve como un comportamiento beligerante de Pyongyang.

En una declaración separada de este viernes, el ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo que se oponía a los actos militares en su zona económica exclusiva, un área de hasta 200 millas náuticas desde la costa de un país.