El gobierno de Estados Unidos anunció este viernes un plan para vender armas a Taiwán por un total de US$1.420 millones y desató la inmediata respuesta de China que mostró su "indignación" por esta "decisión equivocada".

Según Beijing, el anuncio contradice un consenso que el presidente Xi Jinping alcanzó recientemente con su par estadounidense, Donald Trump, durante la visita del mandatario chino a Estados Unidos.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos Heather Nauert dijo a periodistas que el gobierno informó ayer al Congreso de las siete ventas propuestas, "valuadas en total en US$1.420 millones", y consisten en un paquete que incluye apoyo técnico para un radar de alerta temprana, misiles antirradiación de alta velocidad y componentes de torpedos y misiles.

Las ventas muestran el "apoyo de Estados Unidos a la capacidad de Taiwán de mantener una aptitud adecuada de autodefensa", aunque -subrayó- no implican un cambio "en la postura de larga data de Washington de apoyar la política de "Una China", que reconoce a Beijing y no a Taipei.

Poco después de conocida esta información, China anunció que presentó una queja formal ante Estados Unidos. informaron las agencia de noticias Reuters y DPA.

"Nos oponemos firmemente a la venta de armas a Taiwán, que viola y daña de forma severa la soberanía china", dijo hoy el portavoz de la cancillería china, Lu Kang, al anunciar la protesta formal de Beijing ante Washington.