Washington. Al presentar este lunes su nueva estrategia de seguridad nacional, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que su país se enfrenta a "rivales poderosos" como Rusia y China, con quienes pretende buscar "colaboración", pero siempre en favor de los intereses de Washington.

En su documento, basado en la política "America First" (Estados Unidos primero), Trump señala a China y Rusia como desafíos al poder, la influencia e intereses de Estados Unidos, pese a que Trump ha recurrido a ellos en los conflictos con Corea del Norte e Irán.

"Con una primera lectura rápida, especialmente aquellas partes de la estrategia que de algún modo se refieren a nuestro país, desde luego se ve el carácter imperialista del documento", dijo este martes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

También señaló que esta estrategia no renuncia al "mundo unipolar" y pone de manifiesto su abierto rechazo a un mundo multipolar.

"Urgimos a EE.UU. a abandonar la intención estratégica de tergiversar deliberadamente la imagen de China" portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

Agregó que la nueva estrategia de seguridad nacional de EE.UU. es un "documento extenso, que requiere ser estudiado minuciosamente, lo que se hará en todas las instancias correspondientes".

EE.UU. "debería abandonar conceptos de la Guerra Fría". Al mismo tiempo, indicó que en el documento se observan "pequeños aspectos positivos", en referencia a la disposición de EE.UU. a cooperar con Rusia donde esta cooperación sirva a los intereses estadounidenses.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China Hua Chunying señaló: "Urgimos a Estados Unidos a abandonar la intención estratégica de tergiversar deliberadamente la imagen de China y abandonar los conceptos obsoletos de la Guerra Fría. De lo contrario, no solo de dañará a sí mismo, sino también a otros".

Es natural que entre dos potencias surjan diferencias, pero hay que trabajar de manera constructiva en ellas, agregó. Como mayor potencia industrializada y mayor potencia emergente, China y Estados Unidos tienen una gran responsabilidad. "La cooperación es la única elección correcta", dijo.