El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, acordaron hoy en Bonn que los dos países trabajarán por un mayor desarrollo de las relaciones bilaterales durante la presidencia de Donald Trump.

Wang y Tillerson se reunieron al margen de la reunión de ministros de Relaciones Exteriores del G20 para intercambiar puntos de vista sobre los lazos bilaterales y asuntos de interés mutuo. La reunión es la primera de su tipo desde que Tillerson asumió el cargo.

El ministro chino dijo que la reciente conversación entre el presidente de China, Xi Jinping, y el presidente Trump fue de gran importancia.

Wang dijo que durante la conversación, la parte estadounidense dejó claro que seguirá respetando la política de Una Sola China y los dos líderes acordaron que China y Estados Unidos pueden ser grandes socios y deben promover un mayor desarrollo de su relación bilateral a partir de un nuevo punto de inicio.

Este consenso clave ha salvaguardado la base política de las relaciones entre China y Estados Unidos, ha trazado el rumbo de la relación en la nueva etapa y ha creado las condiciones necesarias para que los dos países mantengan una cooperación estratégica en asuntos bilaterales, regionales y mundiales, señaló Wang.

Wang dijo que China y Estados Unidos, países que asumen la responsabilidad de proteger la estabilidad mundial y ampliar la prosperidad mundial, tienen más intereses en común que disputas.

China está lista para trabajar con la parte estadounidense a fin de implementar los consensos alcanzados entre los presidentes Xi y Trump para conducir la relación bilateral por un sendero libre de conflicto y confrontación, basado en el respeto mutuo y la cooperación de ganancia mutua, añadió Wang.

El ministro chino señaló que las dos partes deben incrementar la comunicación, ampliar la confianza, abordar las diferencias de forma adecuada y profundizar la cooperación en un intento por garantizar un mayor desarrollo de las relaciones bilaterales durante la presidencia de Trump, beneficiar de forma tangible los intereses de los pueblos de los dos países y hacer más aportaciones a la paz y prosperidad mundiales.

Por su parte, Tillerson reiteró la postura estadounidense de apego a la política de Una Sola China, lo que es de importancia no sólo para la relación bilateral, sino también para la estabilidad y el desarrollo regionales.

El secretario de Estado añadió que Estados Unidos desea trabajar con China para mantener intercambios de alto nivel, facilitar el entendimiento y mantener, mejorar y consolidar el diálogo mutuo y los mecanismos de cooperación en todos los ámbitos.

Tillerson también expresó la esperanza de la parte estadounidense de reforzar la cooperación con China en ámbitos como el económico, financiero y de seguridad y de desarrollar aún más los lazos bilaterales.

Wang y Tillerson también intercambiaron puntos de vista sobre el asunto nuclear en la península de Corea.