El Cairo. El jefe de la Liga Arabe dijo este lunes que habían señales de que China y Rusia podrían estar cambiando sus posiciones respecto a Siria tras haber vetado en el Consejo de Seguridad de la ONU un plan de paz respaldado por Occidente para poner fin a la violencia en el país.

"Existen indicios de China y hasta cierto punto de Rusia de que podría haber un cambio de posición", dijo el secretario general de la Liga, Nabil Elaraby, en una conferencia de prensa en El Cairo.

El veto de ambos países este mes a un borrador de resolución, que apoyaba un plan árabe que demandaba la renuncia del presidente sirio Bashar al-Assad, enfureció a Occidente y a países árabes.

También votaron en contra de una resolución no vinculante para apoyar el plan en la Asamblea General la semana pasada.

China envió representantes a la región, tras críticas de Occidente de que vetar las resoluciones permitía que la violencia en Siria siguiera aumentando.

Elaraby dijo también que una reunión el viernes en Túnez de los "Amigos de Siria", un grupo que incluye naciones árabes y occidentales- se realizaba para "ejercer más presión sobre Siria".

El presidente de la Asamblea General, Nasser Abdel Aziz, dijo antes de la conferencia de prensa que la comunidad internacional no podía permanecer más tiempo en silencio sobre la situación en Siria.

"Sabemos que hay dificultades en el Consejo de Seguridad pero creo que no podemos permanecer en silencio y tenemos que ejercer la mayor presión para que el Gobierno (sirio) implemente lo que se acordó, o hacer que el Consejo de Seguridad analice el tema más seriamente porque es peligroso y hay grandes violaciones", afirmó.

"La comunidad internacional no puede mantenerse en silencio en un caso tan peligroso como es Siria", aseveró.