,Caracas. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó este martes que demandó a Venezuela ante la Corte Interamericana por la presunta persecución de un cuerpo de policía contra una familia, que ha incluido el asesinato de varios de sus miembros.

Según la CIDH, la familia Barrios ha estado sometida a una campaña de acoso e intimidación, luego de que denunció el homicidio de uno de sus integrantes por presuntos agentes de una policía regional en el 2003.

"El caso fue presentado el 26 de julio de 2010 por la persecución por parte de agentes de la policía del Estado Aragua (centro) contra los miembros de la familia. Como parte de esta persecución, cinco miembros de la familia Barrios han sido asesinados", dijo la CIDH en su página de internet.

"Todas las violaciones de derechos humanos cometidas contra la familia Barrios permanecen en la impunidad", agregó.

Duro informe. La instancia señaló en un informe a principios de este 2010 que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, concentra los poderes del Estado, reprime las libertades civiles y coarta el derecho a la protesta pacífica, entre otras críticas, y el mandatario amenazó con retirarse de la comisión.

La Fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, rechazó la demanda.

"Ante la Corte Interamericana sólo se puede llevar personas y no un Estado", dijo entrevistada por la cadena de televisión regional Telesur.

Además denunció que los abusos contra la familia Barrios continúan pese a que la CIDH pidió medidas de protección al Gobierno venezolano en su favor desde el 2004.

En el 2005 fue asesinado otro miembro de la familia, de 15 años de edad, y otro más a fines del año pasado.

En el medio de las denuncias la familia ha sido objeto de detenciones, allanamientos, amenazas y hostigamiento, según la comisión con sede Washington.

La CIDH es una de las dos entidades de protección de los derechos humanos en la región y es un órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En sus 11 años en el poder, Chávez ha recibido fuertes críticas de varias organizaciones que defienden los derechos humanos y la libertad de prensa, como Human Rights Watch (HRW), Reporteros Sin Fronteras (RSF) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) por presuntos atentados contra las libertades civiles y la independencia de poderes.