Los activistas habían protagonizado una sentada ante la sede del gobierno de Leung Chung-ying con la que reclamaban elecciones democráticas para escoger a su próximo dirigente. La policía comenzó con el desalojo del lugar a las 03:00 hora local. A los arrestados se les acusa de reunirse de forma ilegal y de obstruir la actuación de la policía. Entre los 511 arrestados hay tres diputados opositores hongkoneses.

Las protestas llevadas a cabo durante la noche siguieron a la mayor manifestación celebrada en Hong Kong desde hace una década, con motivo del aniversario de la devolución a China en 1997 de la antigua colonia británica.

Promesa de Pekín. Según los organizadores, en la manifestación participaron 510.000 personas, aunque la policía habló de 92.000 participantes. Pekín ha prometido que permitirá el sufragio universal en las próximas elecciones, en 2017, pero el gobierno comunista chino no está dispuesto a dejar de controlar la elección de los candidatos.