Puerto Príncipe. Las muertes por la epidemia de cólera en Haití se acercaban este martes a las 300 personas, y expertos de salud dijeron que la enfermedad se "asentaría" en la pobre nación caribeña, uniéndose a otras dolencias endémicas como la malaria y la tuberculosis.

La epidemia de la mortal enfermedad que produce diarrea ha afectado principalmente a las regiones centrales de Artibonite y Central Plateau, con 295 muertes acumuladas y 3.612 casos registrados hasta la fecha, dijeron autoridades de salud haitianas.

Aunque el número de nuevas muertes y casos ha disminuido levemente en comparación a días anteriores, una respuesta médica internacional liderada por Naciones Unidas está luchando por evitar que el brote ingrese la capital haitiana de Puerto Príncipe, habitada por 1,3 millones de sobrevivientes sin hogar de un terremoto que sacudió al país el 12 de enero de este año.

La epidemia de cólera sumió al país más pobre de Occidente en otra crisis nueve meses y medio después del catastrófico sismo que causó la muerte a más de medio millón de personas. También ocurre poco más de un mes antes de que el país celebre elecciones presidenciales y legislativas el 28 de noviembre.

Anunciando cifras de casos actualizadas en una conferencia de prensa, el director de epidemiología del Ministerio de Salud haitiano, Roc Magloire, dijo que de cinco casos previamente reportados en la capital, sólo uno había sido confirmado por pruebas de laboratorio como cólera.

Sin embargo, Naciones Unidas, el Gobierno y sus socios de ayuda extranjeros esperan que la enfermedad se propague más en su fase epidémica. Por ello han lanzado un estrategia combinada de tratamiento, contención y prevención para todo el país.

"La próximas noticias para nosotros y para ustedes serán cuando geográficamente nuevos focos de la epidemia (...) emerjan en Puerto Príncipe u otras partes", dijo a Reuters el doctor Michel Thieren, el principal funcionario de la Organización Panamericana de Salud en Haití.

Se han reportado presuntos casos en dos provincias, pero se esperan por los resultados de laboratorio.

Thieren dijo que aún así se observó una leve disminución en el ritmo de las nuevas muertes y casos en la principal área del brote de Artibonite, lo que describió como alentador y atribuyó en parte a la agresiva respuesta médica multinacional.

"Es normal que esperemos que el cólera se asiente en Haití a nivel nacional durante los próximos meses", añadió Thieren. Pero indicó que era difícil predecir exactamente cómo se propagaría la epidemia.

La OPS, la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud, ha dicho que hay un "alto riesgo" de que el cólera se propague cruzando la frontera a la República Dominicana.

En tanto, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) informó el martes que enviará agua para consumo humano, suero oral, antibióticos, implementos de aseo, entre otros artículos a Haití.

La ayuda que partirá el miércoles en un avión venezolano a Puerto Príncipe "también contempla el envío de brigadas médicas para la atención de la población afectada", dijo en un comunicado el grupo, cuya presidencia pro témpore es ejercida por Ecuador.