Quito. Reducción de la Pobreza y la Desigualdad, Integración Física de las Américas, Acceso y Utilización de Tecnologías y Desastres Naturales serán los ejes temáticos de la VI Cumbre de las Américas que se realizará del 14 al 15 de abril en Cartagena, Colombia.

Otro tema que estará sobre la mesa de debate será Seguridad, según ha informado el Ministerio de Exteriores de Colombia. En este último aspecto, la creación de una base de datos común para combatir a las mafias que operan a lo largo del continente será uno de los logros tangibles del encuentro, según la canciller María Ángela Holguín.

“En seguridad –uno de los cinco temas de la Cumbre- ha sido claro que las Américas necesitan tener una información o una base de datos consolidada sobre la delincuencia organizada y de las personas que tienen cualquier tipo de cuentas con la justicia”, señaló la canciller durante un encuentro con periodistas.

“En esto –añadió-, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ya puso unos recursos. Ese es uno de los mandatos precisos. Luego, cada gobierno que lo vaya a implementar cuenta con los recursos y lograríamos tener esa red, esa base de datos general para poder avanzar en el tema de seguridad”, añadió.

Holguín recordó que desde cuando su país asumió el compromiso de organizar la VI Cumbre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos pidió a sus pares del hemisferio “que cada uno de los temas tuvieran un sólo mandato”. “Para que éstos pudieran ser medibles y realizables”, puntualizó.

Hasta el momento todos los jefes de Estado de la región han confirmado su asistencia a la Cumbre, excepto el presidente del Ecuador, Rafael Correa, quien tenía previsto informar este lunes, a través de la Secretaría de Comunicación, su decisión con respecto a la invitación de su homólogo Juan Manuel Santos.

“Ojalá que se entienda que, en absoluto, queremos perjudicar al presidente Santos, a su gobierno o a Colombia, pero es cuestión de principios: ¿cómo participar en una Cumbre de las Américas sin un país americano como Cuba? Y no nos engañemos, por el veto de Estados Unidos”, mencionó el fin de semana pasado durante una entrevista.

Correa también lamentó que la América Latina del siglo XXI acepte los vetos de un determinado país, así como el hecho de que el resto de naciones vaya a una cumbre sin tomar decisiones sobre un problema tan grave como la existencia de una colonia inglesa en el continente (en referencia a las Islas Malvinas, cuya soberanía se disputan Argentina y el Reino Unido).