Kansas City. Los votantes de una pequeña ciudad de Nebraska se sumaron este lunes al sentimiento anti inmigratorio que se ha extendido por distintas zonas de Estados Unidos, y aprobaron prohibir la contratación o el arriendo de propiedades a inmigrantes ilegales.

Cerca de 57% de los votantes de la comunidad de Fremont, en el este de Nebraska, votaron a favor de la prohibición, de acuerdo a resultados no oficiales del referendo efectuado en la ciudad, de unos 25.000 habitantes.

Los partidarios de la medida dijeron que era necesaria para compensar la ausencia de una ley federal que fiscalice las violaciones inmigratorias, pero sus opositores dijeron que la ley podía avivar la discriminación y amenazaron con iniciar acciones legales si era aprobada.

Los potenciales arrendatarios deberán solicitar una licencia, y a través del proceso de solicitud los funcionarios de Fremont podrán chequear su estatus legal.

Además, la ordenanza establece que las empresas verifiquen que los empleados tengan el estatus legal adecuado para trabajar.

La aprobación de esta ordenanza en Nebraska enfatiza la profunda división que existe sobre el tema inmigratorio antes de las elecciones del Congreso en noviembre.

Esta ocurre tras la aprobación de una ley en Arizona que obliga a la policía local a determinar el estatus de las personas si existe una "sospecha razonable" de que pueden ser inmigrantes ilegales, y a arrestarlos si no poseen documentos que prueben que están legalmente en el país.

La norma de Arizona, que también criminaliza el transporte de inmigrantes ilegales y la contratación de jornaleros en la calle, es ampliamente considerada como la medida más severa tomada por un estado de Estados Unidos para controlar la inmigración ilegal.

El gobierno del presidente Barack Obama ha dicho que impugnará la medida de Arizona.