Nueva York. Algunas de las ciudades y corporaciones más grandes de Estados Unidos sumaron para presionar al Congreso para que cree un camino hacia la ciudadanía para que los inmigrantes indocumentados legalicen su situación y se aseguren las fronteras del país.

Liderados por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y el presidente ejecutivo de News Corp, Rupert Murdoch, la Sociedad para una Nueva Economía Estadounidense busca poner la atención de regreso en la reforma migratoria mediante la publicación de estudios y sondeos que apoyan los beneficios y presionar al Congreso por una nueva ley.

Los alcaldes de Los Ángeles, San Antonio, Filadelfia y Phoenix se han sumado a la coalición, junto a compañías que incluyen a Hewlett-Packard, Walt Disney Co, Marriott International, Boeing y Morgan Stanley.

"Esta coalición fue formada para cambiar nuestra actual política de inmigración, que está socavando nuestra economía y amenazando nuestra condición de la mayor potencia del mundo", dijo Bloomberg en un comunicado.

"Necesitamos superar el estancamiento legislativo en que ha caído el Congreso", agregó.

Los alcaldes de Los Ángeles, San Antonio, Filadelfia y Phoenix se han sumado a las compañías que incluyen a Hewlett-Packard, Walt Disney Co, Marriott International, Boeing y Morgan Stanley.

Cerca de 11 millones de personas estarían viviendo en Estados Unidos de forma ilegal. El presidente Barack Obama hasta el momento no ha logrado cumplir la promesa de una reforma al sistema de inmigración que hizo a los votantes hispanos.

Su Partido Demócrata enfrenta una dura lucha para conservar sus mayorías en el Congreso en las elecciones de noviembre.

Una profunda división sobre la inmigración ha empeorado desde abril por una nueva ley de Arizona que exige a la policía local y estatal que investigue la situación inmigratoria de las personas que sospechen que están ilegalmente en el país.

"La ingenuidad estadounidense es producto de la apertura y la diversidad de esta sociedad", dijo Murdoch, quien nació en Australia.

"Yo, como inmigrante, creo que este país puede y debe aplicar nuevas políticas de inmigración que satisfagan nuestras necesidades de empleo, brinden un cuidadoso camino hacia la legalización para los residentes indocumentados y pongan fin a la inmigración ilegal", afirmó.

La sociedad dijo que las firmas enfrentan problemas por la falta de visas para trabajadores profesionales y que también piden un mejor proceso para permitir que los empleadores cubran trabajos estacionales y permanentes con inmigrantes cuando no haya ciudadanos estadounidenses disponibles.

También quiere aumentar las oportunidades para que los estudiantes extranjeros se queden y trabajen en Estados Unidos, y para que las fronteras del país sean aseguradas con medidas más severas y un mejor uso de la tecnología.

"Las demoras a nivel federal han creado tensión en nuestras calles y dificultades económicas para nuestras ciudades y comunidades que ya enfrentan problemas de presupuesto", dijo el alcalde de Phoenix, Phil Gordon.

"La reforma a la inmigración que asegure nuestras fronteras y fomente la inmigración legal es absolutamente esencial para la recuperación económica de nuestro país y para proteger las libertades que todos los ciudadanos aman", afirmó.