Bogotá. En el Congreso de Colombia la Comisión de Seguimiento a la contratación en Bogotá, integrada por el ex candidato presidencial Gustavo Petro, el senador Luis Carlos Avellaneda y el concejal Carlos Vicente de Roux, reveló un informe que da cuenta de cómo se manejan los contratos en la capital y en qué grupos están concentrados.

El concejal Carlos Vicente de Roux comenzó hablando de los contratos de movilidad y dijo que el 70% está en manos de cinco grupos empresariales que son: Conalvías, Odinsa, Solarte, Julio Gómez y Emilio Tapias Sainc S.A., y los Nule.

"No se puede decir que por el hecho de que el 70% de los contratos de movilidad estén concentrados en cinco grupos hay corrupción, pero si es un gran indicio", puntualizó de Roux.

Dice el informe que los cinco grupos contratistas más grandes de Bogotá son, en su orden: Conalvías, liderada por Andrés Jaramillo López; los hermanos Solarte; Odinsa, que cuenta entre sus accionistas con William Vélez Sierra; y el grupo de Julio Gómez y Emilio Tapias Sainc S.A, los cuales tenían contratos por 1,6 billones de pesos (US$876 millones) y "recibieron a dedo, es decir, sin licitación, cesiones de contrato y adiciones de obras de la fase I de valorización, así como reajustes de precios por $710.400 millones (US$394 millones)".

De acuerdo con el informe, "una asignación de recursos de esa magnitud, sin licitación, constituye objetivamente una oportunidad para la corrupción".

"Los tres primeros grupos de la lista de contratistas fueron también mega contratistas del gobierno de Álvaro Uribe y se los favoreció con grandes reajustes de precios, sin justificación adecuada y tramitadas con gran celeridad", puntualiza el informe.

Dice el documento que Conalvías fue el mayor beneficiario de las cesiones, adiciones y reajustes al recibir $515.200 millones (US$286 millones) de los $710.400 millones mencionados.

"El 19% de los contratos celebrados por el IDU en 2009 le fueron adjudicados a empresas vinculadas a Julio Gómez y Emilio Tapias. En los contratos con Gómez y Tapia se pactaron anticipos del 40%, cuando lo normal en obras civiles es el 25%".