Bogotá. El abatido jefe militar de las FARC, alias 'Mono Jojoy', ofreció diálogo al gobierno que preside Juan Manuel Santos para terminar la "guerra", en una entrevista grabada en la selva sólo 20 días antes de su muerte y divulgada este miércoles.

La guerra "no se termina a tiros ni a bombas, ni a misilazos ni con aviones. Se termina con cabeza pensante, con política, resolviendo lo que necesita el pueblo", dice "Jojoy" en la entrevista, en la que aparece sentado y vestido de camuflaje en medio de la selva.

Esa entrevista está incluida en una serie de videos grabados el pasado 3 de septiembre por el periodista colombiano Jorge Enrique Botero y dados a conocer este miércoles por la revista digital www.kienyke.com.

Víctor Julio Suárez Rojas, alias "Jorge Briceño Suárez" o "Mono Jojoy" y que perdió la vida durante la "Operación Sodoma" el pasado 22 de septiembre en la sierra de La Macarena, sostiene en la entrevista que el conflicto armado debe terminarse "en unas mesas de conversaciones, resolviendo lo que está planteado en los documentos de las FARC".

"De otra manera no hay acuerdos", advierte el jefe militar de las FARC, la guerrilla más antigua de América Latina.

Añade que la lucha revolucionaria que encarnan las FARC "tiene plena vigencia" y califica a Santos, que asumió la presidencia colombiana el pasado 7 de agosto, de "continuador de la política proimperialista y oligárquica" de sus predecesores.

En un mensaje grabado y difundido en julio pasado, el máximo jefe de las FARC, Guillermo León Sáenz, alias 'Alfonso Cano', ya le propuso a Santos "conversar" para superar la "terrible situación" que vive Colombia.

Y a finales de agosto, en una carta firmada por el Secretariado del Estado Mayor Central, las FARC solicitaron a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que convocara a una asamblea para exponer su "visión" del conflicto armado, al tiempo que reiteraron su voluntad de buscar una "salida política" a esa confrontación.

Santos, por su parte, ha comentado en varias oportunidades que la puerta del diálogo con las FARC "no está cerrada con llave", siempre que esa guerrilla dé muestras "claras y contundentes" de que va a renunciar al terrorismo y al secuestro.