Davos. Colombia no se opone a que sean revelados los protocolos de seguridad que acordó con la Cruz Roja Internacional para la liberación de cinco rehenes secuestrados por las FARC, si el organismo humanitario decide hacerlo, dijo este jueves el presidente Juan Manuel Santos.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron este miércoles que están listas para iniciar la liberación de los rehenes y exigió la publicación de los protocolos de seguridad por un aumento de las operaciones militares en las áreas previstas para las entregas.

"La respuesta del gobierno es que esos protocolos están en manos de la Cruz Roja, la Cruz Roja tiene autorización de publicarlos, si la Cruz Roja quiere publicarlos bien puede publicarlos", dijo Santos a periodistas en el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

Las izquierdistas FARC anunciaron desde diciembre la liberación unilateral de dos políticos y tres efectivos del Ejército y de la Policía que están en poder del grupo rebelde, que dice luchar por imponer un régimen socialista en el país sudamericano con marcadas diferencias sociales.

Colombia y el Comité Internacional de la Cruz Roja acordaron el 11 de enero las condiciones de seguridad que regirán para la liberación de los cinco rehenes, las cuales incluyen la suspensión de operaciones militares y sobrevuelos durante 36 horas en zonas establecidas.

Brasil apoyará el proceso logístico para la liberación de los cinco rehenes, como lo hizo en anteriores oportunidades con el suministro de los helicópteros y las tripulaciones que viajaron a la selva colombiana para recibir a otros secuestrados por las FARC.

El gobierno de Santos ha descartado la posibilidad de negociar un acuerdo humanitario con los rebeldes y ha condicionado el inicio de un diálogo de paz a que liberen a los rehenes, suspendan sus hostilidades y anuncien su voluntad de deponer las armas.

Las FARC, consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, llegaron a tener a más de 60 rehenes por motivos políticos, pero unilateralmente han liberado a algunos, mientras que otros han sido rescatados en operaciones de las Fuerzas Militares como la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

El gobierno acusó en el pasado a la guerrilla de usar a los rehenes y sus liberaciones para ganar protagonismo político a nivel nacional e internacional y tratar de limpiar su imagen.

Por otra parte, Santos anunció que anticipará su regreso a Colombia ante la tragedia ocurrida en una mina de carbón en el departamento de Norte de Santander, en donde una explosión por acumulación de gas metano dejó 21 trabajadores muertos.

Después de concluir su visita a Francia, el mandatario llegó a Davos para participar en la reunión anual del Foro Económico Mundial.