Bogotá. Colombia acusó este sábado al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de engañar a su pueblo con el argumento de que Bogotá planea una guerra contra su vecino y reiteró que las supuestas amenazas son falsas.

Las declaraciones de la Presidencia colombiana se produjeron un día después de que el mandatario venezolano anunciara el despliegue de unidades de infantería y fuerza aérea y confesara que revisa con su equipo de defensa planes de guerra para defender la soberanía de su nación en caso de una agresión.

"Colombia jamás ha pensado en atacar al hermano pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, como lo dice el presidente de ese país, en un claro engaño político a su propia nación", precisó un comunicado de la Presidencia.

Las relaciones entre los dos países se encuentran en uno de sus puntos más críticos, después de que el gobierno del presidente Alvaro Uribe acusó a Venezuela de tolerar la presencia de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en su territorio.

Incluso, Bogotá mostró vídeos y fotografías de supuestos campamentos guerrilleros y de líderes de esos grupos en el país vecino.

Como reacción, Chávez rompió las relaciones diplomáticas con Bogotá.

La crisis entre las dos naciones que comparten una extensa frontera terrestre de 2.219 kilómetros escaló después de que el jueves no se lograra un consenso en la reunión extraordinaria de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, en Quito.

Pese a ello, Colombia ha sido reiterativa en descartar un ataque contra Venezuela.

"Colombia ha acudido a los canales del derecho internacional y seguirá insistiendo en esos mecanismos para que se adopte un instrumento que haga que el gobierno venezolano cumpla con la obligación de no albergar a terroristas colombianos", agregó el comunicado de Bogotá.

La disputa se produce a una semana de que Uribe termine su segundo periodo consecutivo en la presidencia y en su reemplazo asuma el oficialista Juan Manuel Santos, quien pese a que prometió mantener su lucha contra la guerrilla, ha expresado su intención por restablecer los lazos con Venezuela, lo que ha tenido buena respuesta por parte de Chávez.