Bogotá. Seis guerrilleros y siete policías murieron el domingo en combates que se registraron en Colombia durante la segunda vuelta de los comicios presidenciales para elegir al sucesor de Alvaro Uribe, informaron las autoridades.

Seis rebeldes de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) murieron en zona rural del municipio de Mesetas, en el departamento del Meta, en el suroeste del país, después de que la Fuerza Aérea bombardeó un campamento de la guerrilla y el Ejército ocupó la zona.

La región es considerada estratégica para el cultivo de hoja de coca y la producción de cocaína, donde las FARC mantienen una importante concentración y resiste la ofensiva militar liderada por Uribe y apoyada por Estados Unidos.

El Ejército dijo que al parecer uno de los seis guerrilleros muertos es alias "Heliodoro", un comandante acusado de asaltos a pueblos, ataques a patrullas de las Fuerzas Armadas y de múltiples secuestros, incluido el de un empresario japonés asesinado en cautiverio por los rebeldes.

Por otra parte, siete efectivos de la policía murieron en un ataque atribuido a guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en zona rural del municipio de Tibú, en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

Los efectivos de la policía se desplazaban en un vehículo y los guerrilleros activaron cargas explosivas sembradas en una carretera, ocasionando la muerte de los uniformados y la destrucción del camión.

En otro incidente, tres soldados murieron en un ataque de las FARC contra una patrulla del Ejército Nacional que transportaba material electoral en zona rural del municipio de Puerto Lleras, en el departamento del Meta.

Tranquilidad. Pese a la violencia, el ministro del Interior, Fabio Valencia, dijo que la jornada electoral es más pacífica y tranquila relación a otras en las que se produjeron múltiples ataques de la guerrilla con un elevado número de víctimas entre efectivos de las fuerzas armadas, rebeldes y la población civil.

Alrededor de 400.000 efectivos de las Fuerzas Armadas se encuentran en estado de máxima alerta para prevenir ataques de la guerrilla, que históricamente intensifica sus hostilidades para sabotear las votaciones y mostrar su poderío militar.

Los colombianos eligen al sucesor de Uribe, entre el candidato oficialista, Juan Manuel Santos, favorito para ganar de acuerdo con la encuestas sobre intención de voto, y el independiente Antanas Mockus.