México afianzó las relaciones con agencias de Seguridad y Justicia de Estados Unidos y con expertos militares en Colombia, con el fin de lograr la reaprehensión de Joaquín El Chapo Guzmán.

Los generales militares colombianos en retiro, Rosso José Serrano, Ismael Trujillo Polanco y Luis Enrique Montenegro fueron comisionados por su país para venir a México e integrarse a las labores de inteligencia para la recaptura de Guzmán Loera, informó el diario El Tiempo.

Serrano y Trujillo Polanco fungieron como directores de la Policía Nacional, y Montenegro, director del centro de inteligencia de Colombia, y sus acciones son recordadas por innumerables detenciones de capos de los cárteles de Medellín, Cali y Norte del Valle.

En su portal de internet, el rotativo colombiano refirió que los tres Generales en retiro “diseñaron la estrategia para la caída de los hermanos Rodríguez Orejuela -del cártel de Cali- y de Pablo Escobar, máximo jefe de las drogas de Colombia, quien murió en un operativo en diciembre de 1993”.

El Tiempo precisó que sus fuentes en Colombia explicaron que si bien los Generales estuvieron en México, ya regresaron al país sudamericano, y en la ciudad de México “permanece el equipo de oficiales activos, entre los que hay uniformados de Inteligencia y Antinarcóticos, quienes vienen trabajando de la mano con la Secretaría de Seguridad Pública de México (en referencia al gabinete de seguridad)”.

Cabe destacar que las buenas relaciones de México con la milicia colombiana para el tema de seguridad fueron construidas por la amistad entre el presidente Enrique Peña Nieto y el general colombiano Óscar Naranjo Trujillo, a quien en su momento incluso nombró como asesor de seguridad del gobierno mexicano. De ahí el vínculo de las relaciones del gobierno de nuestro país con la administración y las Fuerzas Armadas colombianas.

Sin embrago, las dependencias mexicanas encargadas del tema de seguridad nacional se negaron a confirmar la participación de dichos generales.

Critican pocos golpes financieros al Chapo. Al participar en el Foro Extinción de Dominio, organizado por el Senado de la República, el fiscal colombiano Julio Ospino Gutiérrez afirmó que Joaquín Guzmán Loera habría tenido problemas para fugarse del penal del Altiplano, si el Estado mexicano “se le hubiera ido todo encima” a sus finanzas.

En tanto, en Texas, el director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomás Zerón de Lucio, se reunió con funcionarios de agencias de seguridad y justicia de Estados Unidos, con el propósito de afianzar el intercambio de información de inteligencia entre ambas naciones para ubicar los movimientos del líder del Cártel de Sinaloa.

Fuentes del gobierno federal informaron que las colaboraciones con los gobiernos de otros países que permitan la recaptura de Guzmán, las promueve y gestiona únicamente la Secretaría de Gobernación, mientras que la PGR y la Comisión Nacional de Seguridad realizan las investigaciones en torno a la fuga del capo el pasado 11 de julio.