El ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, viajó a Panamá para reunirse con el presidente de ese país, Ricardo Martinelli, y analizar cómo se puede profundizar la cooperación en la lucha contra las FARC y los narcotraficantes en la zona de frontera.

El funcionario señaló que su visita se debe a que se presenta "un buen momento para ahondar el diálogo, que cada vez es más eficaz".

"Tenemos una cercanía y una hermandad muy grande y tenemos problemas comunes como ha quedado claro recientemente", con los operativos militares del lado panameño de la frontera ,en los que fueron abatidos tres guerrilleros y capturados otros dos.

"Todo el narcoterrorismo de los delincuentes busca beneficiarse de las fronteras y por eso la cooperación es fundamental", puntualizó.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aseguraron que militares panameños en la zona de frontera realizan operativos conjuntos dirigidos por el Ejército de Colombia y marines de EE.UU., a pesar de que el gobierno de ese país señaló a finales de enero que no se involucrará en los problemas internos del país andino.

En un comunicado publicado esta semana en la página de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol) , con sede en Estocolmo, los guerrilleros reiteraron su compromiso de "no atacar a fuerzas vecinas".

El ministro de gobierno de Panamá, José Raúl Mulino, señaló el pasado 28 de enero que su país no se involucrará en los problemas internos de Colombia, mucho menos si son de naturaleza violenta.

En un combate a finales de ese mes en las riberas del río Tuira, a pocos kilómetros de la frontera con Colombia, resultaron muertos tres presuntos rebeldes y otros dos fueron capturados.

El enfrentamiento entre una patrulla del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá y presuntos guerrilleros del Frente 57 de las FARC se registró en las riberas del río Tuira, cerca de la población darienita de Balsal.