Bogotá. El candidato oficialista a la presidencia de Colombia, Juan Manuel Santos, mantiene el primer lugar en la intención de voto, mientras que el independiente Antanas Mockus, continúa repuntando y se consolida en el segundo lugar, revelaron este viernes dos encuestas.

Los sondeos de las firmas Ipsos-Napoleón Franco y del Centro Nacional de Consultoría (CNC) coincidieron en que el ex ministro de Defensa Santos, candidato del Partido de la U, y Mockus, del Partido Verde y ex alcalde de Bogotá, tendrían que enfrentarse en una segunda vuelta al no conseguir más de la mitad de los votos en los comicios del 30 de mayo.

En la encuesta de Ipsos-Napoleón Franco, el ex ministro de Defensa del presidente Álvaro Uribe, quien logró los mayores éxitos militares en la historia contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), obtuvo 30% de la intención de voto, una baja frente a 36% que logró en la encuesta previa, a finales de marzo.

Por su parte Mockus, un matemático y filósofo de origen lituano, registró 20% de la intención de voto, desde 9% en el sondeo previo de la misma firma.

"Con unas semanas más de evolución en la misma tendencia en la que venimos claramente ganaríamos nosotros", dijo el ex alcalde de Bogotá.

El ascenso del independiente comenzó hace dos semanas desde que se unió con el ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo, quien declinó a su candidatura.

La candidata del Partido Conservador, Noemí Sanín, bajó en la encuesta de Napoleón Franco al tercer lugar con 12%, desde 17% en el sondeo previo.

En el cuarto lugar se ubicó el candidato del Partido Liberal, Rafael Pardo, con 5%, seguido por Gustavo Petro, del izquierdista Polo Democrático, con 4% y Germán Vargas Lleras de Cambio Radical con 3%.

La encuesta de Ipsos-Napoleón Franco, que incluyó 1.200 entrevistas en 36 municipios y ciudades con un margen de error de entre 3,1% y 3,5%, reveló que en una segunda vuelta Santos obtendría 45% de los votos contra 37% de Mockus.

Se mantiene la tendencia. Por su parte, en la encuesta del Centro Nacional de Consultoría, Santos conservó el primer lugar con 36%, uno menos frente a 37% que obtuvo en el sondeo previo de la misma firma, hace una semana.

Mockus alcanzó 29% de la intención de voto, un aumentó de 7 puntos frente a 22% de la encuesta de la semana anterior.

Los demás candidatos presidenciales perdieron terreno frente a Mockus comparativamente con el sondeo previo del CNC.

Sanín ocupó el tercer lugar con 16%, seguida por el candidato del izquierdista Polo Democrático con 4%.

Pardo, registró 4% y Lleras, de Cambio Radical, 2%.

De acuerdo con la encuesta del CNC, con un margen de error de 3% y una confiabilidad de 95%, Santos vencería a Mockus en una segunda vuelta, al obtener 49% de la intención de voto contra 44% del ex alcalde de Bogotá.

Ante la imposibilidad de que Uribe continúe gobernando, los electores buscan dar continuidad a sus políticas de seguridad y de inversión con candidatos que prometen defenderlas, de acuerdo con analistas.

Santos y Sanín trabajaron como funcionarios del Gobierno de Uribe y se han declarado herederos políticos de su gestión en medio de la campaña en la que prometen mantener las principales políticas del popular mandatario y aumentar la inversión social y el libre comercio para combatir el desempleo y la pobreza.

Pese a su independencia de Uribe, Mockus prometió dar continuidad a la política de seguridad que obligó a la guerrilla a un repliegue a apartadas zonas montañosas y selváticas.

Los asesinatos, las masacres, los secuestros y los atentados en medio del conflicto interno han disminuido desde que Uribe fue elegido por primera vez, en 2002, con la promesa de derrotar militarmente a la guerrilla.

La inversión extranjera, principalmente en petróleo y minería aumentaron por la seguridad, lo que contribuyó a un buen desempeño de la economía del país sudamericano en los últimos años.

Aunque la mayoría de colombianos reconocen la gestión de Uribe, las encuestas muestran que actualmente están más preocupados por el desempleo, la pobreza y la cobertura de salud que por la seguridad que sin embargo es un tema principal de la campaña.