En decisión de segunda instancia, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá aumentó a 14 años y 11 meses de prisión la pena de Miguel, Manuel y Guido Nule por el delito de peculado por apropiación en el proceso que se les adelanta por el llamado carrusel de la contratación.

Por su parte, Mauricio Galofre, considerado el principal socio del Grupo Nule, fue condenado a 10 años y seis meses de cárcel, puesto que solamente participó en la celebración de dos contratos viales.

Vale tener en cuenta que en la decisión emitida por el magistrado Eugenio Fernández los tres contratistas fueron condenados a 29 años y nueve meses de prisión por este delito, tuvieron una rebaja en su pena puesto que aceptaron su responsabilidad en dicho cargo en la audiencia de imputación de cargos.

En la decisión judicial, el magistrado igualmente se señala que los Nule no podrán volver a celebrar contratos con el Estado en su vida, ni ocupar jamás cargos públicos.

Según el togado Fernández, después de revisar los documentos allegados por la Procuraduría y la Contraloría General los Nule se habrían apropiado irregular de 8.500 millones de pesos en materia de los anticipos de los contratos viales en la capital de la República.

Según la decisión judicial, los primos Nule se habrían apropiado irregularmente de más de 65 mil millones de pesos (US$36 millones) en materia de anticipo para la ejecución de tres contratos que le fueron entregados por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para la tercera fase de Transmilenio y la reparación de la malla val.

En las conclusiones del fallo se dejó en firme la multa de 10.042 millones de pesos para Miguel, Manuel y Guido Nule, mientras que Mauricio Galofre tendrá que pagar una sanción económica de 8.232 millones de pesos.

La apelación. El pasado 19 de enero, la Procuraduría General solicitó la nulidad de la condena interpuesta de 7 años y medio de prisión contra los Nule al considerar que era muy baja, debido a la gravedad del delito y cantidad del dinero que se apropiaron los contratistas por los anticipos de la reparación de la malla vial, valorización y la fase III de Transmilenio.

Se precisa además que estas acciones atentaron contra el patrimonio público, teniendo en cuenta además que los Nule utilizaron el dinero de los anticipos para pagar sus deudas personales, afectando el desarrollo de las obras en Bogotá y por consiguiente la calidad de vida de los ciudadanos.

"El ente de control solicitó que se incremente el quantum punitivo, es decir, las circunstancias relacionadas y la mayor punibilidad existentes en este caso, que no fueron tenidas en cuenta por el funcionario de instancia", precisa la Procuraduría.

Igualmente manifiesta el ministerio Público que el fallo es "ilegal" puesto que en este se menciona que los Nule y Galofre se allanaron a los cargos, pero no reintegraron el valor de lo apropiado y "con lo cual fueron condenados a una pena que no corresponde a una sanción digna y proporcional al daño causado".

Vale recordar que los Nule fueron condenados hace un mes a siete años y medio de prisión, mientras que su socio Mauricio Galofre fue condenado a seis años puesto que solamente tuvo participación en dos de los contratos que se le fueron entregados por el IDU.

“No hay duda alguna que los Nule y Galofre se apropiaron de dineros públicos que le fueron entregados por el IDU para la ejecución de las obras viales como la de Transmilenio y la malla vual fueron destinados para otros fines”, aclara la sentencia.

Según la decisión judicial, los primos Nule se habrían apropiado irregularmente de más de 65 mil millones de pesos (US$36 millones) en materia de anticipo para la ejecución de tres contratos que le fueron entregados por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para la tercera fase de Transmilenio y la reparación de la malla val.

La pena tuvo en cuenta que los contratistas no entregaron de manera completa el dinero del que se apropiaron, sino que está acción fue llevada a cabo por la aseguradora, razón por la cual no se puede tener en cuenta una rebaja de la pena como lo solicitaban sus abogados.

En la sentencia se hizo expresa atención sobre el hecho de que los Nule no podrán salir de prisión, y fueron destituidos e inhabitados para ejercer cargos públicos por el mismo tiempo de la pena impuesta.

“Es un delito grave por el daño a la colectividad, el panorama de las ciudad es desolador y el debido al estado de las obras. Esto ha generado un caos mayor al que la ciudad estaba acostumbrado”, precisó la decisión judicial.

El juez aclaró además que no se pueden tener en cuenta los argumentos de la defensa de los contratistas debido al estatus social y familiar de sus defendidos, “puesto que en este delito de peculado todas las personas, de todas las clases sociales y con familia y sin antecedentes han incurrido”.

Los Nule tienen pendiente otro proceso por los delitos de concierto para delinquir, cohecho, fraude procesal y falsedad en documento privados, sin embargo ciertas maniobras por parte de los abogados han impedido que después de 14 meses la Fiscalía presente su escrito de acusación.