Bogotá. El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, Édgar Cely, reconoció que han pagos un alto costo para proteger a la población, tras los cruentos enfrentamientos que han protagonizado contra la guerrilla, en los cuales han muerto una veintena de uniformados.

Sin embargo, llamó a la población a no perder la fe y puntualizó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) están tratando de demostrar fortalezas que realmente no tienen y calificó las emboscadas sufridas como una estrategia "gastada y conocida".

En una entrevista a Radio W, Cely afirmó que estos hechos “más que una cosa que genere fortaleza para ellos (las FARC) es un gran fracaso porque están demostrando que no quieren un diálogo (...) Nos ha costado un precio alto, pero se ha protegido a la población, estos hombres que murieron son unos valientes", dijo El Tiempo.

"Lo importante es que Colombia no vaya a perder la fe", dijo Cely.

La semana pasada, 14 policías murieron en un ataque de las FARC en el sur de Colombia, donde los rebeldes incineraron a los uniformados y les dispararon tiros de gracia

Frente a ello el comandante señaló que “aquí lo importante es que aunque hemos pagado un costo muy alto, se ha protegido a la población civil. Lo importante es que Colombia no vaya a perder la fe".

Sobre la emboscada dijo que los uniformados fueron quemado "algunos de ellos vivos y heridos, y la mayoría del grupo que atacó eran mujeres (...) ese es el plan de paz de ellos para Colombia".

Y agregó que “cada vez que estos bandidos empiezan a hablar de diálogos de paz, su lenguaje real hacia el interior del país real es de acciones terroristas".

Previamente el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, sostuvo que “nunca más caeremos en la trampa del diálogo con los terroristas”.