Bogotá. Con el cumplimiento de la primera de tres etapas de liberación de los secuestrados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la misión humanitaria que integran la ex senadora Piedad Córdoba y el Comité Internacional de la Cruza Roja (CICR) se prepara para recibir al concejal Armando Acuña, de 48 años, y al infante de marina Henry López, de 25 años, que serán recibidos en la ciudad de Florencia, departamento de Caquetá.

Esta segunda entrega será en el aeropuerto Gustavo Artunduaga Paredes, de Florencia. Allí, después de 18 meses sin verlo, el hijo de Acuña estará en primera fila esperando la anhelada liberación para celebrar este lunes su cumpleaños número 14 en compañía de su padre.

Para este operativo, fueron suspendidas las acciones militares en la zona por un lapso de 36 horas a partir de las 18H00 locales (23H00 GMT) de este jueves, tal como prevén los protocolos de seguridad acordados entre el CICR y el Ministerio de Defensa.

Se espera que en horas de la mañana de este viernes un helicóptero brasileño recoja en un punto desconocido de la selva colombiana a los dos secuestrados que serán liberados por las FARC según lo anunciaron el pasado 8 de diciembre como "gesto de humanidad" hacia Córdoba, destituida de su cargo de senadora por supuestos nexos con esa guerrilla.

Con esta liberación serán 16 los policías y militares "canjeables", a quienes las FARC pretenden intercambiar por guerrilleros presos en Colombia y Estados Unidos, como anunció la propia Córdoba.

Según el itinerario entregado por el CICR luego de la entrega, los liberados serán trasladado al aeropuerto militar de Catam en la ciudad de Bogotá, donde los esperan sus familiares y amigos, allí mismo se ofrecerá una corta rueda de prensa y partirá al hospital militar donde serán sometidos a una valoración médica y psicológica.

El infante de Marina Henry López Martínez, oriundo de Lorica Córdoba, fue secuestrado por las FARC el 24 de mayo de 2010 cuando el grupo guerrillero atacó a nueve miembros de la Marina y lesionaron a otros dos en jurisdicción de Solano, en el departamento del Caquetá, en una emboscada a una patrulla de la Armada de la que formaba parte el militar secuestrado.

El concejal José Armando Acuña Molina fue secuestrado en Garzón, Huila, el 29 de mayo de 2009. Su rapto ocurrió en horas de la tarde en el municipio de Garzón, departamento del Huila, donde cerca de 10 integrantes de las Farc entraron al Palacio de Justicia en donde se encontraba.

Los guerrilleros entraron fuertemente armados amenazando al funcionario que no opuso resistencia. Durante el plagio fueron asesinadas tres personas, un uniformado de la institución, y dos hombres de seguridad de la Alcaldía y el Palacio de Justicia.

La conclusión de este operativo humanitario será el domingo con la llegada a Ibagué, capital del Tolima, del mayor de la Policía Guillermo Solórzano y el cabo del ejército Salín Sanmiguel. Se prevé que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reciba a los cinco liberados el mismo domingo en Bogotá en la Casa de Nariño.

La ex senadora se ha mostrado estos días convencida de que esos 16 secuestrados estarán libres a mediados de este año y de que las liberaciones de esta semana pueden ser un punto de inflexión para avanzar hacia una negociación de paz entre la guerrilla más antigua de América Latina y el gobierno.

Un comunicado divulgado este fin de semana por la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), habitual medio de difusión de las proclamas de las FARC, pedía a Santos "aprovechar la oportunidad" de las inminentes liberaciones para entablar un diálogo de paz. Sin embargo, el mandatario subrayó que "no basta" con estas liberaciones, al reiterar que "para siquiera pensar en una posibilidad de diálogo se requieren hechos contundentes: la renuncia al terrorismo, al secuestro, al narcotráfico, a la extorsión y a la intimidación".