Washington. Estados Unidos sigue comprometido con apoyar a Colombia a combatir el narcotráfico y una reducción prevista de US$55 millones en la ayuda no socavará la cooperación de Washington con su principal aliado en América Latina.

Así lo afirmó el ministro colombiano de Defensa, Gabriel Silva, quien reveló que un funcionario de alto rango en el Departamento de Estado le aseguró que la reducción de la ayuda era parte de las medidas de ajuste fiscal propuestas por el presidente Barack Obama.

"No significa un cambio de política o una señal de distanciamiento con Colombia, sino todo lo contrario", resaltó. "Esperamos que cualitativamente el papel que ha jugado la cooperación de de Estados Unidos no se disminuya. Y es lo que hemos recibido como respuesta aquí en Washington", añadió.

Silva se reunió este martes con David Johnson, secretario adjunto de Asuntos Antinarcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado.

Estados Unidos ha apoyado los esfuerzos antinarcóticos de Colombia con más de 5.000 millones de dólares en ayuda militar y de otro tipo desde el 2000.

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, autorizó recientemente a fuerzas estadounidenses a operar desde bases militares en el país, irritando a vecinos como el mandatario venezolano, Hugo Chávez, y el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

Silva dijo que confiaba en que el Congreso estadounidense suavice la reducción de ayuda a su país. Pero añadió que mientras tanto el recorte no debería afectar la cooperación de Estados Unidos en áreas como la inteligencia, entrenamiento y erradicación de cultivos de coca.

Uribe ha usado la ayuda estadounidense para combatir también a las guerrillas izquierdistas de las FARC, el grupo insurgente más antiguo de América Latina.

Pero Colombia continúa siendo el mayor proveedor de cocaína del mundo, en gran parte despachada a Estados Unidos y Europa a través de Mexico, América Central y el Caribe.